Cultura

“El auténtico revolucionario es aquel que deja todo egoísmo”

La Gata Munguía: el dirigente estudiantil que jamás dejo de luchar

La Gata Munguia (1)
La Gata Munguía |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

“El auténtico revolucionario es aquél que deja todo egoísmo y se proyecta con toda su humanidad por la causa de la liberación de los pueblos”, afirmó en una ocasión Edgard José Munguía Álvarez, aquel dirigente estudiantil considerado por muchos como un auténtico revolucionario.

También conocido con el apodo de “La Gata Munguía”, tuvo un papel fundamental durante la década del 60. En aquella época, quien fuera amigo de Leonel Rugama y Omar Cabezas, estudiaba la carrera de Biología y era considerado uno de los mejores en dicha facultad.

Fue presidente del CUNN y guerrillero en la montaña. Se destacó por su capacidad política de dirigente estudiantil y su vinculación profunda con la causa popular a través del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Se destacó desde el arte (teatro, la poesía y la música) llevando mensajes a la población nicaragüense y creando un vínculo más estrecho entre los estudiantes, los movimientos populares y la gente. Su propuesta artística apuntaba a generar consciencia en las masas populares.

A la Gata Munguía, conocido así por sus habilidades para disfrazarse, lo caracterizaban un fuerte carisma, el amor a la lectura, facilidad para hablar en público y mucha inteligencia. Era un gran lector y un gran orador, seductor y persuasivo.

“Llegó a ser el primer presidente del CUUN lanzado por el FER. Alcanzó esa responsabilidad precisamente por decir públicamente que era del FER y que estaba de acuerdo con el FSLN. El FER tuvo el poder del CUUN de 1960 a 1964, pero sus candidatos a la presidencia no decían públicamente que eran del FER, menos aún que eran marxistas. Del ´63 al ´70 fue un periodo de gobierno estudiantil socialcristiano. Fue el primer presidente del CUUN que llega, repitiendo aula por aula, que él era comunista y sandinista y FER, fue en 1970”, lo recordaba su amigo Omar Cabezas, Omar Cabezas.

Para Edgard José Munguía Álvarez, el auténtico revolucionario deja todo egoísmo y se proyecta con toda su humanidad por la causa de la liberación de los pueblos.

“Si bien es cierto que en la actualidad nuestra lucha es estrictamente nicaragüense, nuestra meta debe ser la lucha de todos los pueblos por obtener la liberación del explotado, del obrero, del campesino, y, sobre todo, la verdadera soberanía fundamentada en auténticos principios socialistas. Como en anteriores expresiones he dicho, la figura del Che tiene que proyectarse siempre en nuestra mente, para tener mejor convicción de nuestros actos. Es de gran necesidad su lectura para conocerlo en toda su inmensidad y bondad, en toda su entrega en cuerpo y fuerza por la liberación de los pueblos”.

En 1970, “La Gata” viajó como presidente del CUUN a Nueva York, al Congreso Internacional de la Juventud Socialista, donde por primera vez denunció la violación de los Derechos Humanos en Nicaragua.

En el 73 estuvo en Chile, cuando era presidente Salvador Allende y luego viajó a Checoslovaquia y a Cuba, donde recibió entrenamiento militar para posteriormente pasar a la clandestinidad.
Ya en la guerrilla, formó en 1975 parte de la estrategia de la lucha en la montaña, conformando la Brigada “Pablo Úbeda” (BPU), junto a otros compañeros.

El 21 de marzo de 1975, la Unidad de Combate “Luisa Amanda Espinoza”, dirigida por Edgard Munguía, compuesta por 12 mal armados guerrilleros, entre los cuales estaban Juan Ramón Ramos “Carmelo” o “El Indio Emilio”, Crescencio Rosales “Denis” y Filemón Rivera Quintero “Macario”, atacó el Cuartel de la Guardia Nacional en Río Blanco, un municipio en el Departamento de Matagalpa, Nicaragua, prendieron fuego al comando de la Guardia Nacional y lo ocuparon durante dos horas.

Reunieron a la población y realizaron un mitin de concientización y denuncia de las elecciones fraudulentas. Hablaron de las injusticias al obrero y campesino, los robos al pueblo y la corrupción del genocida dictador general Anastasio Somoza Debayle.

Un año y medio después, el 13 de septiembre de 1976, en “El Ocote”, Yaosca Norte, en el Departamento de Matagalpa, la Guardia Nacional detectó el campamento donde se encontraba “La Gata Munguía” y cae en combate con el seudónimo de “Ventura”. Ese mismo día comenzó a ser inmortal.

Su paso a otro plano de vida provocó un gran impacto en el movimiento estudiantil revolucionario, convirtiéndose en un referente de una lucha por los derechos esenciales de los pueblos.
En una oportunidad, recordaba:

“Hablan de paz para combatir a los jóvenes que comparten ideologías revolucionarias, pero no hablan de paz cuando existe un terrorismo, cuando existe un terrorismo que es la falta de hospitales, falta de escuelas, mortalidad elevada, eso es violencia, y una violencia reaccionaria se combate con violencia revolucionaria.

Nosotros por ahora no podemos hablar entonces de paz, sino hablar de guerra para obtener la liberación de los pueblos, sabemos que el enemigo es uno: el Imperialismo.

En Asia, África y en América Latina, por tanto, nuestra posición debe de ser única, derrotarlo”.

La Gata Munguia
La Gata Munguia
La Gata Munguia

Mel/

también te puede interesar