Cultura

Dialoga Embajada de Nicaragua en Rusia con artista Ibraguim Surjayjánov

Embajada de Nicaragua en Rusia dialoga con artista de la plástica Ibraguim Surjayjánov que esculpió en bronce al General Sandino

busto-bronce-sandino-rusia-1
Ibraguim Surjayjánov autor del busto esculpido en bronce del General Sandino, ubicado cerca de la Sede diplomática |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Embajada de Nicaragua en Rusia dialogó este lunes con el artista de la plástica Ibraguim Surjayjánov, originario de la ciudad de Nalchik en ocasión del 125 aniversario del natalicio de Augusto César Sandino.

Durante el conversatorio el miembro de la Unión rusa de artistas dio a conocer detalles de su vida,  arte, recuerdos y reflexiones en este día festivo del nacimiento del General de hombres y mujeres libres.

Surjayjánov, esculpió el busto del héroe nacional nicaragüense que se encuentra en la sede diplomática, así como el monumento al legendario Mariscal de las Fuerzas Armadas Soviéticas Mijail Katukov.

El también presidente del Centro Cultural “Dagestán” desde 2012, se convirtió en escultor de tanto ver las bellezas de las montañas del Cáucaso y ver las formas esculpidas por la mano de Dios del imponente Volcán Elbrus que se yergue altivo en Kabardino Balkaria.

Las obras del maestro se guardan en colecciones privadas de Rusia, países de la CEI, América Latina, Estados Unidos, Inglaterra, Finlandia e Italia.

Ibraguim Gazíyevich (por patrónimico como forma de cortesía en Rusia), contestó:

Buenos días. En primer lugar quiero saludar al heroico pueblo nicaragüense, a sus dirigentes, al comandante Daniel Ortega, pidiéndole al altísimos salud y armonía bajo la sombra del General Sandino y de todos los héroes y mártires, porque nosotros conocemos de dolor y alegría… Felicidades en este Aniversario del General Sandino. Me siento bien, estoy emocionado por poder dedicar más tiempo a mi familia y a la naturaleza de mi ciudad natal Nalchik: aprendiendo nuevas lecciones, como siempre hacemos nosotros, los humanos, cuando enfrentamos tiempos duros. En 2013 el atentado terrorista en Volgogrado, los artistas reaccionaron organizando una exposición “Vuelo de color y fantasía: retratos y paisajes” 70 obras, buscando apoyar, aliviar el dolor de las familias y amigos de las víctimas de aquel terrible ataque. Era nuestra respuesta al terror. Pero el arte triunfa, la cultura es el camino… la belleza gana, siempre y cuando la gente sabe preservar el amor y la amistad en su vida y en su alma.

– Hermosa esta idea. Podría contar más sobre su patria chica Dagestán, esa parte más multinacional de la Federación de Rusia?

Es verdad, son 60 nacionalidades diferentes. No hace mucho tiempo que la República de Dagéstan se hizo parte de Rusia y respetamos mucho al pueblo ruso. En 2000 fue inaugurado el monumento a una joven maestra rusa que sostiene un libro abierto en su mano derecha y su mano izquierda descansa sobre el globo terráqueo. Este monumento simboliza el trabajo y el sacrificio de los representantes del pueblo ruso de todas las profesiones y especialidades que dedicaron su vida al pueblo de Daguestán. Como Centro cultural realizamos muchas actividades de plano histórico, hicimos aporte en la creación de la enciclopedia electrónica «Cultura polifónica de los pueblos de Kabardino-Balkaria», renacieron muchos géneros musicales. Personalmente me dedico también a hacer joyas, rescatando los elementos de la cultura antigua de los pueblos del Cáucaso.

– ¿Cómo nació su conexión con el Héroe Nacional nicaragüense?

– Una vez mi amigo Alexandr Litvinenko mencionó en una conversación sobre sandinistas, su admiración por la lucha de ellos. Y yo, pues, que me he interesado por los héroes inmortales más allá de las fronteras, leí sobre Sandino y la Revolución sandinista desde cuando era adolescente. Y me conmovían siempre los movimientos libertarios. Quise conocer más sobre Sandino, y en otra conversación me propusieron hacer diseño del Monumento a Sandino. Lo hice con mucho gusto, pero alguien me hizo una observación al primer boceto, diciéndome: y podrías ponerle el sombrero, es el punto clave, el secreto… Claro, lo hice. Acabé el busto de bronce. Curiosamentes, mis asistentes, gente trabajadora y simple, no conocía quien era Sandino, pero tan sólo vieron el busto, exclamaron: revolucionario verdad y no parece de estos lados… Y yo les respondí entonces: Claro que es un gran revolucionario, el hecho de que todos reconocieron en el hombre de bronce la imagen luchadora, eso significa mucho.

– ¿Usted tuvo más contactos con los nicaragüenses después de que creció su interés por la gesta libertaria de Sandino?

– Me sentía feliz y honrado por haber hecho esta obra escultórica, más aún porque gracias a ella pude conocer a los diplomáticos y estudiantes nicaragüenses. Me enamoró la actitud que tenían sobre Sandino, lo importante que era Sandino para ellos. Yo sólo hice mi trabajo, pero ellos me hicieron sentir así, como si ya fuera parte de esa gran familia nicaragüense, En Alba Azucena descubrí mucha ternura humana y no me asombró porque es poeta y ama el arte igual que yo. Espero conocer más gente de este país en el futuro y por ahora permítame transmitir el deseo de prosperidad al pueblo de Nicaragua. Que hermoso es recordar a Sandino al poeta Darío, que hermoso es hablar de arte en estos días de tanta tensión en el planeta.

– Sabe Usted que recién celebramos nuestro 75 Aniversario de relaciones diplomáticas Rusia-Nicaragua, nuestra amistad y relaciones bilaterales en todos los ámbitos…

– Como no soy político, voy a hablarle desde mi perspectiva, sobre aspectos meramente humanos, sociales, culturales. Son 75 años pero diría que el acercamiento verdadero se dió a finales de los años 70 y a inicio de los años 80, cuando el gran pintor ruso Glazunov se inspiraba por Nicaragua y trajo sus obras a la Unión Soviética. Las relaciones creo que sólo van a fortalecerse, porque la mayoría de los rusos tiene relaciones cálidas para con Nicaragua. Estamos educados, forjados en el espíritu revolucionario, donde la lucha nacional y patríotica representa mucho valor. Y a la vez somos pueblo amante de paz. Tenemos mucho en común en el plano espiritual, por eso siempre estaremos juntos. Ojalá la memoria sobre Sandino sobreviva a través de los siglos. Me gustaría hacer un monumento grande de Sandino, porque crecí siendo inspirado incondicionalmente por su imagen. Una de las funcionarias rusas de la Embajada me comentó que cuando por la mañana entra al territorio de la embajada para cumplir su horario laboral, y ve a mi Sandino, en sombrero y bronce, le saluda, y siente profundo respeto y alegría, – tengo en mi taller el segundo busto, lo miro y me siento mejor. Mando mis muestras de amor y respeto a todo el pueblo de Nicaragua, pueblo de Paz, pueblo de Sandino.
mem/lvr

también te puede interesar