Cultura

Origen del Carnaval

Además de una tradición de la parte occidental del planeta es una fiesta que une culturas, religiones y naciones

Origen-del-Carnaval
Carnaval |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Tan antiguo como Sumeria y el Egipto de los faraones, el origen del Carnaval es de carácter pagano y ha evolucionado a través de los siglos no sólo para unirse a la cultura de las sociedades católicas, sino también para formar parte de la idiosincrasia de cientos de países alrededor del mundo.

El origen del Carnaval: el nacimiento de una tradición milenaria

La verdad es que nadie sabe a ciencia cierta en qué año o en el seno de qué cultura surgió la tradición del Carnaval, pero científicos sociales han encontrado algunos indicios que podrían ayudarnos a situar una fecha estimada de origen:

• Varias culturas antiguas celebraban una fiesta en la temporada de transición entre el invierno y la primavera, cuyo momento sería entre nuestros actuales meses de febrero y marzo.

• Estas culturas solían emplear ritos religiosos para pedir a los dioses que les facilitaran una buena cosecha para la temporada venidera.

• La festividad solía durar varios días, donde las clases sociales y las identidades de las personas no importaban: los realmente importante era venerar a los dioses y festejarles su participación en la futura cosecha, pues si la tierra era fértil se trataría de un año próspero para todas las personas.

1. Las primeras personas en celebrar el carnaval

Unas de las primeras culturas en festejar fiestas similares al carnaval que conocemos hoy serían la Sumeria y la del antiguo Egipto, en honor del dios toro Apis, hace más de 5.000 años. ¿Te imaginabas esto cuando jugabas a lanzar bombitas de agua en el patio del cole? Esta tradición se traspasaría más tarde a otras culturas, tanto africanas como europeas, expandiendo la celebración.

Más adelante, la cultura griega también celebraría fiestas similares en honor al dios del vino, Dionisio, las cuales se conocen como “celebraciones dionisíacas” que, dado el carácter de la deidad, solían ser un poco descontroladas, donde las personas se desinhibían de la moralidad. Esto continuaría así, heredándose la celebración al Imperio romano, en honor a la misma deidad pero conocida con otro nombre: Baco (y sus fiestas bacanales).

Sin embargo, los romanos también celebraban otras fiestas a otra deidad durante esta época, las saturnalias, en honor al dios Saturno, para pedirle que dejara de vagar por las tierras (lo cual hacía en invierno) y les dedicara tiempo para sembrar una cosecha fructífera; esto se explica porque Saturno era el dios de la agricultura en la mitología romana, mientras que era conocido como Cronos, el titán del tiempo, en la mitología griega.

2. La evolución del origen del carnaval: de lo pagano a lo cristiano

Como ya sabemos cuál fue el transcurrir de la historia tras el nacimiento de Jesús, la cultura y la mitología romana fueron desapareciendo poco a poco del día a día dando paso al cristianismo y, como principal exponente de este, el catolicismo. Aunque el carnaval no es reconocido por la iglesia católica (ni la romana ni la ortodoxa) está muy vinculado a la cultura de la comunidad católica por su cercanía con la cuaresma, llegando incluso a definirse hoy el día en que termina el carnaval con el miércoles de ceniza, tradición católica con la que se nos recuerda que “polvo somos y en polvo nos convertiremos.”

La cuaresma es ese período de recogimiento, arrepentimiento de los pecados e, incluso, ayuno, durante el cual católicos practicantes recuerdan los 40 días y acontecimientos que precedieron al sacrificio de Jesús en la cruz. Durante esta temporada hay algunas restricciones como no comer carne sino pescado (para no “comer” la carne de Cristo) o no tomar alcohol.

Así pues, el origen del carnaval era propicio para tener unos días de descontrol en los cuales liberarse de las ataduras morales antes de comenzar con el tiempo de 40 días de dedicación a la purificación del alma para recibir el sacrificio de Cristo libres de pecado. Si bien antes el uso de máscaras y disfraces era parte de las celebraciones paganas para honrar a sus deidades, ahora esto constituía una herramienta para ocultar la identidad y divertirse “sin consecuencias”. Esto agarró un auge especial durante la Edad media, de donde se volvieron famosos los carnavales de Venecia.

3. El carnaval en América

A medida que fue pasando el tiempo y las civilizaciones europeas entraron en contacto con el nuevo mundo, también se contagiaron tradiciones entre sí: resultó ser que las culturas originarias de América también celebraban fiestas durante la transición del invierno a la primavera, así que la adecuación del carnaval a estas culturas fue inmediata. Tanto así que, incluso, una figura distintiva del carnaval latinoamericano es el Rey Momo, considerado rey del carnaval, siendo Momo, originalmente, el dios griego de las bromas, una figura prácticamente olvidada en los carnavales europeos.

En conclusión, el carnaval es una de las festividades más universales y características de la cultura occidental, existiendo muchas variantes de celebraciones de carnavales en el mundo con muchas curiosidades típicas de cada región, que le dan un toque de distinción a la forma de celebrar estas fiestas en cada país.

Hoy en día se mantienen los centenarios carnavales de Venecia pero también se han destacado celebraciones de este estilo en ciudades como Río de Janeiro en Brasil, Cádiz en España, Bechin en Bélgica, Nothing Hill en Inglaterra, Nueva Orleans en EEUU, Oruro en Bolivia o Québec en Canadá.

Mel/Bga

también te puede interesar