Cultura

¿Qué se oculta tras la palabra “Homúnculo”?

Esconde un sentido moral asociado más bien con el concepto de “un pobre hombre”

homúnculo
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Esta es una de esas palabras de las cuales se derivan muchas teorías, sin embargo, no hay ninguna que pueda decirse que tiene un significado o definición atractivo. De cualquier manera, como lo que importa es acercarse lo más que podamos al aprendizaje, le diremos qué se esconde tras el término “homúnculo”.

Lo más parecido a su pronunciación o sonoridad sería furúnculo, y a pesar del parecido, nada tiene que ver un vocablo con el otro, por lo que mejor nos adentramos de lleno con lo que nos atañe.

¿Qué significa la palabra homúnculo? El término homúnculo se utiliza como un diminutivo despectivo de hombre. Con el tiempo, se le han dado muchas interpretaciones, al referirse a un hombre pequeño o minúsculo; pero de acuerdo al origen etimológico de la palabra -que surge del latín “humunculus”-, no necesariamente está relacionado con alguien de baja estatura, sino que esconde un sentido moral asociado más bien con el concepto de “un pobre hombre”.

De manera más específica, se podría decir que hace alusión a un hombre de capacidades limitadas, de escaso carácter, por lo que se utiliza con cierto matiz despectivo. Otro de los curiosos significados de esta palabra, se deriva de la supuesta creación de Paracelso -un médico, alquimista y astrólogo nacido en Suiza en el año 1493-, quien presumía haber dado vida a un falso ser humano, al que se refirió con el nombre de homúnculo.

Se dice que era una criatura de unos 30 centímetros de altura, y según los escritos, en algún momento se volvió contra su creador y desapareció. De acuerdo a la teoría de Paracelso, un homúnculo se creaba con la ayuda de una bolsa donde se depositaba algún hueso junto con esperma humano, fragmentos de piel y pelo de un animal del que se quisiera sacar un híbrido. Todo esto había de enterrarse rodeado de estiércol de caballo durante cuarenta días, tiempo en el cual el embrión estaría formado. ¿Interesante no?

Este término también ha sido utilizado para describir una figura humana distorsionada, dibujada para reflejar el espacio sensorial relativo que nuestras partes corporales representan en la corteza cerebral. Bajo esta concepción los labios, manos, pies y órganos sexuales, son visiblemente más sensibles que otras partes del cuerpo, por lo que el homúnculo tiene labios, manos y genitales extremadamente grandes.

Lo cierto es que apegados o no a la definición académica o a la teoría alquimista de este singular vocablo, da gusto encontrar palabras cuyo significado esconda tantos misterios. Ahora que conoces el enigma de esta palabra, ¿se atrevería a crear un homúnculo con la receta y los ingredientes de Paracelso?

Mel/Bga

también te puede interesar

Con La Paz No Se Juega

Proclama Con La Paz No Se Juega!

Las Familias Cristianas de esta Nicaragua, Bendita y Siempre Libre, nos pronunciamos en total rechazo y repudio a esos sectores que manipulan, en un...