Cultura

¡Navidad a lo nica!

Nuestro Diciembre está compuesto de muchos sabores y celebraciones. Huele a nacatamal, gallina rellena, gofio…

arbol_navidad
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

En Nicaragua, Diciembre y fin de año están ligados a grandes celebraciones tradicionales, algunas también festejadas en casi todo el mundo, pero otras muy autóctonas enlazadas a nuestra cultura e historia.

El último mes del año está cargado de festejos y alegría, tradición familiar y religiosidad. Se realizan vistosas y masivas procesiones por todo el país. Un personaje infaltable y popular es la pólvora, utilizada en los cohetes y bombitas artesanales usados para acompañar con explosiones las alegres celebraciones.

La Navidad en nuestro país es sinónimo de alegría en todos los hogares. Todos celebran esta fecha tan universal de una forma muy nica. Pasamos desde la música nacional en las diferentes modalidades: regional, folclórica, popular, de la Purísima, clásica como la de José de la Cruz Mena hasta los sones y villancicos navideños.

La tradición navideña es celebrada con muchos festejos y recoge elementos antiguos de culturas extranjeras que ya son iconos de nuestra identidad nacional, pero siempre sobresalen detalles autóctonos nacidos del carácter propio de los nicaragüenses.

En esta época de celebración y paz, resaltan dos personajes principales: uno es Santa Claus, o “Santa”, o como es conocido en Nicaragua (llamado en otros países San Nicolás o Papá Noel); y el otro es el Niño Jesús o Niño Dios. El momento cumbre de esta tradición es la medianoche del 24 de Diciembre.

Otro símbolo es “El Nacimiento”: pequeñas estatuillas que representan la llegada este mundo de Jesús en un pesebre, junto a José, María, pastorcillos, los tres reyes magos y animales domésticos.

Los nacimientos diminutos son colocados en las casas e iglesias, pero también se colocan otros más grandes (a veces de tamaño natural) en las avenidas y rotondas o en las recepciones de edificios comerciales. Algunas personas acostumbran a dejar el Nacimiento sin la figurita de Jesús, la cual colocan hasta las primeras horas del 25 de Diciembre para agradecer la llegada del Salvador.

También, en algunas familias se estimula a los niños a escribir cartas al Niño Dios (que igual es portador de regalos), pidiendo juguetes o deseos especiales. Las cartas sirven de guía de compras a los padres. Los regalos son abiertos a la media noche cuando, según la tradición, ocurrió el nacimiento del Niño Dios.

Como tradición general, en las calles se revienta mucha pólvora y fuegos artificiales. Es también tradición el “abrazo navideño”. Todos se abrazan: las familias, los vecinos, los amigos, las parejas. Es el momento de la meditación, de la reconciliación.

La Navidad huele también a nacatamal, a gallina rellena, a pierna de cerdo y otras delicias culinarias de nuestra variada y rica tradición. Nuestro Diciembre está compuesto de muchos sabores como: Gofios, cajetas de varios sabores, caña de azúcar, caña piña, limones dulces, ayote en miel, chicha de maíz, chicha bruja, fresco de cacao…

Mel/Bga

también te puede interesar