Cultura

Cañón de Somoto, el perfecto viaje a la naturaleza nicaragüense

Un paisaje único acompaña al viajero.  Este lugar es Monumento Nacional y está localizado precisamente en el municipio de igual nombre del departamento de Madriz

Cañón de Somoto
Cañón de Somoto |

Oliverio Celaya |

Un paisaje único acompaña al viajero en el Cañón de Somoto. Esta afirmación coloca a la naturaleza nicaragüense en uno de los peldaños preponderantes a la hora de organizarse unas vacaciones activas cargadas de historia, tradiciones, y paisajes.

Este lugar es Monumento Nacional y está localizado precisamente en el municipio de igual nombre (Somoto) del departamento de Madriz, y a la vez es un área protegida conforme a las leyes del país, desde el 29 de noviembre de 2006.

Como elemento curioso este escenario fue propiamente redescubierto en 2004 por geólogos checos, durante un recorrido de investigación, y cuando lo describieron como “un impresionante accidente geográfico”.

Hasta esa fecha era un paraje desconocido para la comunidad científica mundial, cuando solo se encontraba en la memoria y mirada de los pobladores de las comunidades ubicadas en sus bordes que lo mencionan como Namancambre o La Estrechura.

Cañón de Somoto

La descripción del especialista del Servicio Geológico Checo Josef Sevcik dice mucho de tal territorio:

«Estuvimos explorando el caudal del Río Coco, cuando de repente ante nosotros comenzaron a abrirse paisajes fantásticos. La belleza del cañón nos asombró. No obstante, el paso fue cada vez más difícil. Para seguir adelante, tuvimos que superar ciertos tramos nadando.»

Este bello paraje se encuentra  entre los poblados de  El Espino,  Las Papayas, Valle Sonís y  El Guayabo, a 13 kilómetros al oeste de la ciudad de Somoto, cabecera departamental de Madriz.

UN PERFECTO VIAJE

A dicho municipio se llega desde la ciudad capital, Managua, por la Carretera Panamericana (NIC-1) que conduce hacia El Espino, punto fronterizo con Honduras.

Cañón de Somoto

De acuerdo con el Instituto de Estudios Territoriales la distribución y extensión geográfica de los diferentes tipos de depósitos y rocas que conforman la geología de ésta área, así como su relación estratigráfica y estructural, se describe en orden de joven a antiguo.

Otras estructuras geológicas mencionadas son las de carácter lineal (fracturas y fallas) y de morfología circular; asociadas a relictos (remanentes) de antiguos y recientes centros volcánicos.

Por tanto, la belleza del paisaje la aportan también los depósitos aluviales del Cuaternario Reciente y rocas volcánicas piroclásticas del Terciarias (Mioceno Superior).

Se trata de un cañón con formas rocosas irregulares, debido a la acción erosiva de caudales torrenciales durante la época de lluvias que taladraban la base del talud, y provocan la caída de bloques.

La morfología del cauce del cañón es más bien sinuosa con puntos angostos y ensanchados, su ancho varía de 10 a 15 metros, incluso las paredes del cañón pueden llegar a alturas de 150 metros.

Pero también se aprecian las erosiones en los fondos de lecho, donde se pueden ver cantos y gravas para el tope del rio que modelan la roca de manera circular hasta un metro de diámetro, estructuras  conocidas como Marmitas de gigante o Pot Hole.

Una bella dinámica fluvial modeló y modela laderas erosivas en los valles de los ríos Coco, Comalí y Tapacalí, sitios que para tomar fotos resultan sumamente interesantes e instructivos sobre la edad de la tierra.

Cañón de Somoto

Los geólogos realmente lo asocian a un proceso de erosión diferencial seudocárstico con una edad que puede calcularse de 15 a cinco millones de años, más bien de los periodos Cuaternario y Mioceno del Terciario Superior, insisten los técnicos.

Y toda su belleza le llevó a la categoría de Parque Nacional y Monumento Nacional Cañón de Somoto, administrado por el Ministerio de los Recursos Naturales y del Ambiente (Marena), Área Protegida que abarca cuatro localidades y una superficie de 170,31 hectáreas.

Ahora bien, al margen de los datos y las cartas de ruta que todo aventurero quiere tener en cuenta, la belleza del paisaje, las aguas de los ríos que por allí transitan, y el ambiente perfecto para desconectar del mundanal ruido de la modernidad, constituyen las claves para visitar este espacio.

Y tal consideración, cobra relieve en la actualidad debido al deseo de muchas personas de pasar su tiempo de descanso de la manera más activa posible, con un auge inusitado de los viajes de turismo vinculados con naturaleza y aventuras.  Pues todo ello, tiene complacencia en el Cañón de Somoto, a donde de seguro se pude acudir en más de una ocasión.

también te puede interesar