Cultura

Escuchar historias en lugar de leerlas

Esta oportunidad la ofrecen las bibliotecas humanas, donde el usuario puede conversar directamente con los protagonistas de distintos hechos culturales, sociales, políticos

bibliotecas humanas
bibliotecas humanas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Las bibliotecas humanas, pensadas por primera vez a finales de los 90 en Copenhague, han tenido mucho auge este año.

Se han hecho populares en más de 50 países, entre los que se encuentran Chile, Brasil, Colombia, México, España, Canadá y Rusia.

A diferencia de las bibliotecas tradicionales, en estas se pueden consultar personas en lugar de libros, y son los propios implicados en hechos o historias quienes brindan la información.

Estos centros cuentan con un catálogo con los nombres de las personas que los usuarios pueden consultar. Después de elegir, conversar media hora con la persona seleccionada.

Unos de los objetivos de estas bibliotecas es luchar contra la discriminación entre la juventud,  promover el diálogo y la tolerancia hacia quienes pertenecen a culturas, razas y religiones menospreciadas.

Por tanto, los consultores generalmente han sido excluidos de la sociedad por razones económicas, sociales, políticas o físicas.

Relatos de supervivientes del Holocausto, de gitanos, veteranos de guerra, de atletas, son algunas de las historias que se escuchan en las bibliotecas humanas.

Mel/Luc

también te puede interesar