Cultura

«La Cuneta Son Machín», los sonidos de Nicaragua

Su disco “Mondongo”, en la carrera por el Grammy, contiene precisamente una mezcla de todo lo que lleva ese plato netamente nicaragüense

La Cuneta Son Machín
Disco Mondongo de "La Cuneta Son Machín" nominado a los grammy |

Ana Patricia García |

Los miembros de la banda “La Cuneta Son Machín” desde la misma selección del nombre de la agrupación se ponen en evidencia. Ese bautizo sugiere altas dosis de humor y de relación directa con la idiosincrasia del nicaragüense.

En diversas entrevistas lo han confesado, el “son machín” proviene de la parodia a la banda norteamericana Miami Sound Machine, nombre que entre la gente corriente del pueblo pasó a ser tranquilamente “son machín”, en un proceso dinámico y rico de castellanización.

Y la cuneta, pues bien, el borde de la acera, la plena calle, donde ocurren los sucesos cotidianos de la vida de las ciudades y sus barrios.

Entonces “La Cuneta Son Machín” no es más que la máquina que reproduce, con la mayor fidelidad posible, los sonidos de la calle, de ese mundo a la intemperie que no necesita ser traducido y cuya riqueza no pasa desapercibida.

De ahí que se propusieran mezclar a partes desiguales y sin convencionalismos la música popular nicaragüense y del continente latinoamericano con corrientes musicales alternativas como el rock, el ska, el hip hop y el funk. Géneros todos con sus propios lenguajes y exigencias a la hora de ser abordados.

Con este ánimo desacralizador y apegado a la esencia nicaragüense la banda ha ido construyendo un camino que comenzó por el 2009, frente a la procesión del Santo Patrono de Managua.

Desde aquel momento hasta este ha llovido bastante. En el intermedio se hicieron conocidos de los nicaragüenses, recorrieron el país y se hicieron oír también fuera de nuestras fronteras. Por eso han sido anfitriones de artistas internacionales como Enrique Iglesias, Ricky Martin, Juan Luis Guerra, Luis Enrique, Molotov, entre otros, en sus presentaciones en nuestro país.

Asimismo han sido invitados a numerosos festivales donde la música no necesita otra etiqueta que la de lograr establecer un diálogo de reconocimiento con quienes la escuchan y la traducen con los movimientos de sus cuerpos.

En la trayectoria de “La Cuneta Son Machín” encontramos tres discos “El Zafarrancho”, “Amor fritanguero” y por último “Mondongo”, fonograma con el que se han colado en la disputa por los Grammy Latino de este año, en la categoría Mejor Álbum de Rock Urbano o Alternativo frente a otros aspirantes como Bomba Estéreo y Monsieur Periné, Natalia Lafourcade y Pitbull.

“Mondongo”, el disco que los ha avalado para entrar en el certamen, contiene precisamente una mezcla de todo lo que lleva ese plato netamente nicaragüense, que se cocina en cualquier casa o mercado.

Desde los primeros acordes están presentes la picardía, la alegría, el desenfado, el humor más natural, el habla de la calle, las historias cotidianas, los personajes más pintorescos de la ciudad, la manera de ser y de sentir de los nicaragüenses.

Por esos las canciones que integran el fonograma tienen títulos tan sugerentes como «El Chicunguña», «El Temblorcito”, “El taxista”, “Patebolsa”, “El Piruquita” y “Amor fritanguero”, textos que son crónicas de vida de un pueblo.

“La Cuneta Son Machín” es el primer grupo nicaragüense que llega a este tipo de certamen. El próximo 15 de febrero sabremos si el sabor nica del “Mondongo” seduce los paladares en Los Ángeles.

Mientras nosotros acá, sea cual sea el veredicto, seguiremos disfrutando de este disco cuya propuesta ya ha logrado disponer los ánimos para el convite.
ros/ana

también te puede interesar