Cultura

Conocé los lugares donde la vida y obra de Darío permanecen vivas

La Casa Natal del bardo en Ciudad Darío, el Museo Archivo y su tumba ofrecen detalles que permiten un mayor acercamiento al bardo

casa-natal
Museo que resguarda la esencia y el pensamiento de Darío |

Redacción Central |

La casas donde los hombres que cambiaron la historia del mundo nacieron y crecieron, si se conservan con el celo necesario, pueden trasmitir a aquellos que las visitan pistas fundamentales de cómo fue la vida de las personas que las habitaron y la razón de muchos de sus posteriores actos.

Así sucede con la casa natal de Félix Rubén García Sarmiento, más conocido en el mundo como Rubén Darío, localizada en el pequeño pueblo de Chocoyo, Metapa, hoy bautizada como Ciudad Darío.

Fue en esta vivienda, convertida en museo y declarada Patrimonio Histórico de la Nación en 1940, donde abrió sus ojos al mundo por primera vez el 18 de enero de 1867 quien habría de convertirse en el Príncipe de las Letras Castellanas.

En ella se conserva una pequeña habitación donde se pueden ver una cama forrada de cuero, un asiento y una estampa de Jesús de la Buena Esperanza sobre una antigua repisa, el cual sería el primer santo en la fe católica de Rubén.

Además se atesoran diversos utensilios de la época como cazuelas, peroles, tinajas, plateras, tapesco, molinillos y jícaras donde se bebían los líquidos.

De acuerdo con Irasema Ruiz, coordinadora del museo Casa Natal de Rubén Darío, el inmueble recibe alrededor de 18 mil visitas anualmente,  de un público compuesto en su mayoría por estudiantes de diversas enseñanzas, sobre todo universitarios, también turistas internacionales, así como estudiosos de la obra de Darío, quienes buscan desentrañar la esencia de su vida entre las paredes de su lugar de origen.

Mientras en Santiago de los Caballeros de León, al occidente del país, donde el niño poeta se consagró a la poesía y la literatura se encuentra el Museo Archivo Rubén Darío.

Entre sus paredes de adobe, bajos la alta techumbre de tejas donde se mantienen bien conservados los muebles de la época, el pequeño y el joven Rubén alimentó sus sueños y su sensibilidad con largas horas de lectura o escuchando las historias de las tertulias de aquellos días.

En este recinto se encuentra a buen resguardo de los estropicios del tiempo los primeros manuscritos del poeta, las primeras ediciones de obras como “Azul”, “Prosas Profanas”, “Cantos de Vida y Esperanza”, todo lo cual es considerado un tesoro de valía sin igual.

Con el mismo cuidado se resguarda el traje de gala y la espada que el Darío lució para representar a Nicaragua ante la Corte del Rey de España, cuando integró la misión diplomática de nuestro país ante la  Metrópoli.

También en el Museo Archivo Rubén Darío se protegen cuadros, pinturas, fotografías, así como recuerdos de sus funerales en la ciudad de León, todo lo cual hace parte del legado vital del bardo nicaragüense.

Esta instalación es administrada por la municipalidad y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (Unan-León) y el próximo 8 de febrero, cumplirá 52 años de fundada.

El Museo Casa Archivo acoge cerca de 14 mil visitas al año, debido al gran interés que despierta su colección de objetos personales de Darío, sus manuscritos, los 28 libros que le publicaron en vida, así como otros archivos con los que cuenta el museo maneja debido a diversas donaciones.

Otro de los lugares significativos de León debido a su relación con Rubén Darío es la Insigne y Real Basílica Catedral de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María donde descansan los restos del poeta, quien pasó a la inmortalidad el 6 de febrero de 1916.

En el primer pilar junto al altar mayor, se encuentra un león doliente que resguarda los restos del poeta. Esta figura sobre la tumba del Padre del Modernismo fue esculpida por el maestro Jorge Bernabé Navas Cordonero, amigo del poeta.
mem/ana

también te puede interesar