Cultura

¿Adiós a la Mona Lisa?

La legendaria pintura de Leonardo Da Vinci podría contener no un rostro, sino dos. Esto podría cambiar el concepto formado durante siglos

La imagen de la izquierda es una reconstrucción digital de lo que el Sr. Cotte dice haber encontrado debajo de la Mona Lisa
La imagen de la izquierda es una reconstrucción digital de lo que el Sr. Cotte dice haber encontrado debajo de la Mona Lisa | BBC

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Un ingeniero francés llamado Pascal Cotte ha puesto el mundo del arte patas arriba. Resulta que la Mona Lisa, pintura que se atribuye a la representación por parte de Leonardo Da Vinci de la florentina Lisa Gheraldini, podría en realidad contener dos rostros.

Durante más de una década Cotte ha analizado esta obra de arte con una técnica que él mismo inventó, llamada método de amplificación de capas.

A través de ella, “descubrió” que la Mona Lisa se compone de dos retratos diferentes. El anuncio dado a conocer por The Telegraph, indica que la técnica del ingeniero francés permite analizar las pinturas de manera más profunda. El método consiste en proyectar sobre la misma una serie de luces de distinta intensidad, las cuales son analizadas y permiten estudiar el objeto capa por capa.

«Se pueden pelar como una cebolla todas las capas de la pintura. Podemos reconstruir toda la cronología de creación de la pintura», asegura el francés.

Así, los hallazgos corroboran que la obra se elaboró de 1503 a 1517, tal y como se conoce hasta ahora. Pero debajo de la superficie externa de la figura humana que todos vemos, aparece “otro” retrato con una cabeza, nariz y manos de mayor tamaño, así como de labios más delgados, presumiblemente de otra mujer.

Este anuncio ha generado diversas opiniones entre los conocedores del trabajo de Da Vinci. Martin Kemp, profesor de historia del arte de la Universidad de Oxford, afirma que el descubrimiento no demuestra la existencia de una obra oculta bajo la mona Lisa, sino que se trata tan solo de rastros del «proceso continuo de evolución» que sufrió el retrato hasta convertirse en lo que hoy conocemos. Por su lado, el historiador de arte Andrew Graham-Dixon, considera el descubrimiento de Cotte de gran importancia y una de las «historias del siglo».

El hecho podría no ser del agrado de las autoridades del Museo de Louvre, que hasta el momento no se han pronunciado al respecto, ya que de ser comprobado conllevaría en el futuro a cambiar el título de la pintura. «Estamos hablando del adiós a la Mona Lisa», afirma Dixon.

también te puede interesar