Cultura

Beatlemanía: apoteosis (XV, segunda parte y final)

The Beatles (Álbum Blanco), único disco doble de la famosa banda

Único disco doble de la banda
Único disco doble de la banda |

Ariel Flores |

Indudablemente el Álbum Blanco no fue concebido por The Beatles  como una producción que mantuviera una coherencia conceptual, como  ocurrió en anteriores ocasiones.

Se trató más bien de una suma de individualidades, pero con la intención de que contuviera una variada y rica gama de ritmos.

En contraposición a la enervante Helter Skelter, Paul incluyó en el disco su fina balada I Will, acompañado por John y Ringo, y la interesante Rocky Racoon, en cuya grabación -en una sola y corta sesión- participaron los «cinco» Beatles, pues George Martin ejecutó un piano honkey tonk.

El Álbum Blanco contiene la primera creación musical de Ringo, Don’t Pass Me By, canción que comenzó a escribir en 1963 pero no hizo intento alguno por grabar hasta entonces.

El propio autor y Paul ejecutaron todos los instrumentos utilizados, excepto un violín adicionado.

Interesante en este doble LD es la balada Julia, dedicada por John a su madre de igual nombre, fallecida en un accidente automovilístico cuando él tenía 17 años de edad.

La interpretación fue exclusiva de su compositor, realizada la vocalización en dos pistas y capturado lo que deseaba en solo tres  takes.

The Beatles

The Beatles

La placa contiene también dos de las piezas tituladas Revolution por John. La primera, Revolution 1, es la versión original, cuyos seis minutos finales -de los 10 de duración- toma la forma de una libre y fácil cacofonía.

La segunda, Revolution 9, es la pieza más rara de la producción discográfica, integrada por un extenso collage de efectos, ruidos y otros elementos, debida enteramente al trabajo de John, con pequeñas  asistencias de Harrison y Yoko Ono.

Se afirma que muy pocas personas han podido escuchar la pieza en su totalidad más de una vez. Tan extraña y chocante resulta.

Glass Onion fue la canción dirigida por John a aquellos estudiosos de The Beatles que buscaban profundos significados o indicios escondidos en las letras de sus números. En sus versos él hace mención a otras cinco piezas del conjunto.

Un épico título para un memorable rock al estilo de Lennon es Everybody’s Got Something To Hide Except Me And My Monkey, mientras I’m So Tired resultó letárgica.

Del propio autor son Yer Blues, escrita también en la India, y Sexy Sadie, compuesta no en el retiro en Rishikesh, pero sí sobre quien guió aquellos estudios: Maharishi Mahesh Yogi.

The Beatles

Asistieron a un curso de meditación trascendental en la India

Igualmente, aparecen la brevísima e inusual Cry Baby Cry y la balada Good Night, escrita para su hijo Julian y usada para cerrar el segundo disco.

De la autoría de Paul cabe destacar Martha My Dear, que toma el  nombre de su perro ovejero, y Birthday, rock escrito prácticamente mientras transcurría una sesión en el estudio y grabado por los cuatro con el apoyo en los coros de Pattie Harrison, esposa de George, y Yoko Ono.

También McCartney contribuyó con dos números con títulos casi  idénticos, pero independientes: Honey Pie y Wild Honey Pie, así como Mother Nature’s Son, cantada por él solo e interpretando todos los  instrumentos, excepto los metales, y la corta Why Don’t We Do It In The Road.

Aportó además Long Long Long, en la cual el rápido «traqueteo» del final es una combinación de la batería de Ringo y una botella de vino que, según descubrieron, vibraba colocada sobre un amplificador.

Harrison también incluyó Piggies, con un clavicémbalo ejecutado por Chris Thomas.

Savoy Truffle le fue inspirada por su entrañable amigo Eric Clapton, gran consumidor de chocolate, y para la cual el autor tomó como modelo el envase de una marca de ese producto, pues menciona en la letra varios de los tipos de chocolatines contenidos, incluso uno correspondiente al título.

también te puede interesar