Cultura

Beatlemanía: apoteosis (XIII)

Proyecto fílmico fracasado de The Beatles, pero buena labor discográfica

FOTO-1
El filme fue un fracaso |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Mundialmente conocido y preferido en su formato de álbum, Magical Mistery Tour fue originalmente un filme para la televisión concebido por McCartney, dirigido por Lennon y actuado por The Beatles, con la participación de amigos y familiares. Pero constituyó un fracaso.

Las seis canciones de la película fueron presentadas para su promoción en el mercado británico en un doble disco pequeño que, con otras cinco piezas adicionadas, integraron el LD realizado por la empresa estadounidense Capitol Records.

La placa tiene varias piezas antológicas

La placa tiene varias piezas antológicas

De los números de la cinta cabe mencionar The Fool On The Hill, otra de las grandes baladas de Paul, última secuencia en ser filmada y también la última canción en ser grabada, en la cual tres flautistas adicionaron un distintivo toque.

Aparte del instrumental grabado en Alemania en 1961 por The Beatles «en cierne», titulado Cry For A Shadow, Flying resultó el primer número sin vocalización incluido en una placa por el grupo. Además, fue la primera cuya autoría fue acreditada a los cuatro componentes del conjunto.

Igualmente aparece I Am The Walrus, de John, cuya versión final reúne variados ingredientes fuera de lo común, entre ellos la inclusión de un fragmento de una dramatización radial de la BBC de Londres de la obra de William Shakespeare «La Tragedia del Rey Lear», acto cuarto, escena sexta.

Fuera de toda duda la extraordinaria calidad musical de The Beatles

Fuera de toda duda la extraordinaria calidad musical de The Beatles

No obstante, resultó una espléndida interpretación vocal de     Lennon, aunque con una letra rara, casi estrafalaria, en cuya  grabación fueron utilizados ocho violines, cuatro violoncellos, un clarinete bajo, tres cuernos y 16 cantantes contratados de la compañía Mike Sammes Singers.

De Harrison fue incluida su pieza Blue Jay Way, escrita cuando  esperaba la llegada demorada de un amigo que lo visitaría en una casa alquilada en la zona de Los Ángeles (EE.UU.) que da nombre a la canción.

En su grabación usó de manera liberal trucos de estudio como  grabación hacia atrás y una doble pista artificial.

Your Mother Should Know es un número de McCartney en la misma línea de When I’m Sixty Four (del Sgt Pepper’s…), utilizado en los finales del filme.

Su grabación ocurrió en dos sesiones y su autor hizo un remake enteramente nuevo tres semanas después. Sin embargo, él y Lennon lo ignoraron, exhumaron la cinta original y le adicionaron nuevos instrumentos para su inclusión definitiva.

Lo mejor del álbum, en conjunto, fue lo adicionado para su  realización.

De eso dan buena fe dos piezas de Lennon, una de ellas el antológico Strawberry Fields Forever, una de las más complejas grabaciones de The Beatles al incluir una gran variedad de instrumentos musicales, de inventos de estudio y gran número de takes, cuya unión era difícil de percibir hasta aparecer una tecnología superior.

La segunda es All You Need Is Love, una de las canciones pop más célebres de todos los tiempos y considerada un himno al amor.

Esta fue compuesta por John especialmente para la presentación del grupo en el show preparado para la primera transmisión mundial televisada vía satélite, ocurrida el domingo 25 de junio de 1967.

Aunque la captura en cinta fue realizada antes del trascendente acontecimiento, la televisión captó un sentimiento «vivo en el  estudio», con The Beatles y 13 músicos acompañantes rodeados por  amigos y familiares en una atmósfera festiva.

Se calcula que ese histórico momento fue presenciado por 400 millones de personas en todo el mundo, lo cual contribuyó a que un disco con esa canción ocupara instantáneamente el número uno de la preferencia popular.

Tampoco puede pasarse por alto la pieza Penny Lane, de McCartney, considerada la perfecta contraparte de Strawberry Fields Forever al aparecer junto a ella en un single lanzado en febrero de 1967, un disco demostrativo de que tanto Paul como John estaban en la cumbre de su actividad creativa.

Entre una amplia gama de instrumentos incorporados sobresale la  ejecución de un flautín, a cargo del integrante de la Nueva  Filarmónica David Mason, en un estilo murmurado por McCartney e  inmediatamente transcrito a música por George Martin.

Hello, Goodbye, de Paul, fue grabada de manera esporádica entre  octubre y noviembre de 1967 y ocupó el tope de preferencias para la  Navidad, como siempre ocurría cuando el cuarteto tenía un nuevo número para estrenar. Aunque no fue incluida en el filme, en sus créditos finales se escucha de manera muy breve.

Otra curiosidad de este álbum es la participación en el coro final de Baby You’re A Rich Man -original de John- del astro Mick Jagger, líder de The Rolling Stones, unido por lazos amistosos a The Beatles pese a la rivalidad musical entre ambos afamados conjuntos.

Esta fue la única grabación del grupo comenzada, finalizada y mezclada fuera de los estudios de la EMI en Abbey Road, lo cual ocurrió en una sola sesión en el Olympic Sound.

también te puede interesar