Cultura

Beatlemanía: apoteosis (XII) (Primera parte)

The Beatles revoluciona definitivamente el ámbito musical

The Beatles
Revolución total en el ámbito musical |

Ariel Flores |

Con total desenfado, sin importar denuestos de furibundos neófitos o ácidas críticas de especialistas, The Beatles lanzó un álbum que revolucionó los cánones musicales de una época ya de por sí vuelta al revés por el famoso cuarteto británico.

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band vio la luz en junio de 1967  y, de inmediato, el mundo reconoció el destello de los genios.

Lo entonces insólito llegó al mercado con fuerza inusitada. A pesar de la aún limitada tecnología, cada una de las piezas incluidas en el disco rompió, de una manera u otra, con lo realizado hasta el momento por ellos y con el resto de la corriente «rockandrollera» imperante.

En 1966, en su álbum Revolver, los llamados Chicos de Liverpool  hicieron un primer intento «experimental» con la inclusión en la  canción Tomorrow Never Knows, de John Lennon, de una variada gama de  trucos tecnológicos, la mayoría creados especialmente para satisfacer sus propios requerimientos artísticos.

Pero fue Sgt. Pepper’s… el encargado del «boom» definitivo.

Coherencia musical única, fue el veredicto dictado por los  conocedores para este disco, aunque en las letras se notaba el  influjo de una filosofía algo disonante, lo cual despertó cierto  recelo.

En suma, y a pesar de los pesares, ese álbum fue el de mayor  significación de The Beatles y hasta se llega a asegurar que en toda la historia de la industria discográfica.

The Beatles

Los Chicos de Liverpool

Componen el disco 13 piezas -la que la titula se repite-, de las cuales seis se debieron a la inspiración de Paul McCartney, cuatro a la de Lennon, una a la de ambos y la restante al intelecto de George Harrison.

El título que da nombre al álbum fue de la inspiración de
McCartney utilizando -además de los instrumentos tradicionales del  grupo- la sobregrabación de cuatro cuernos franceses, variados  efectos sonoros como los de una banda afinando sus instrumentos y los aplausos y risas de público.

Cuenta, sobre todo, con una escalofriante interpretación vocal de  su autor.

La pieza, evidentemente, es la inspiradora del concepto del álbum.

Escrita por Lennon y McCartney expresamente para el baterista del  grupo, Ringo Starr, With a Little Help from my Friends fue una de las ultimas en ser grabadas, cuyo comienzo data del 29 de marzo de 1967. Fue completada al día siguiente, en una trasnochada sesión después de pasar toda la tarde y noche tomándose las fotos para el disco.

Es una especie de zaga de su predecesora, unidas con más efectos  sonoros que incluyeron los gritos del público asistente al concierto  del grupo en el Hollywood Bowl, grabados entonces en ese escenario  estadounidense.

Curiosamente, la canción ocupó dos veces el número uno en las  listas de preferencias británicas de «singles» por otros intérpretes: primero por Joe Cocker en 1968 y 20 años después por Wet Wet Wet.

The Beatles

Después del Sgt. Pepper’s…

Para componer Lucy in the Sky With Diamonds, Lennon se inspiró en un dibujo de su hijo Julian, entonces con casi cuatro años de edad, quien incluso tituló de esa forma su «obra de arte», en una suerte de imaginación musical de «Alicia en el País de las Maravillas».

Su grabación y mezcla recibieron efectos a diferentes velocidades  que le dieron a la canción una calidad etérea, en concordancia con su imaginativo lirismo.

Getting Better es una canción de Paul, con una pequeña ayuda vocal de John, que, como la anterior, incluyó el aporte de George tocando la tamboura, instrumento de largo brazo, cuatro cuerdas, sin trastes, utilizado en la música de la India para provocar una especie de zumbido.

Nuevamente escrita por Paul, quien, naturalmente, fue el solista, es Fixing a Hole.

Lo curioso de esta es que fue grabada en dos estudios diferentes:
London Independent Regent Sound y el ya acostumbrado punto de reunión de la EMI Records en Abbey Road. Fue, precisamente, la primera vez en Gran Bretaña en que The Beatles grabaron para EMI fuera de Abbey Road, lo cual de ahí en adelante se convirtió en una práctica más regular.

She’s Living Home fue la gran balada del álbum, compuesta por McCartney. En su grabación no hubo participación alguna del grupo como instrumentistas, pues fueron contratados 10 músicos para tocar los violines, violas, cellos, contrabajos y arpa.

The Beatles

Este álbum fue el encargado del «boom» definitivo

Aparte de la voz principal de Paul, el otro único integrante del  cuarteto presente fue Lennon, quien acompañó al primero ocasionalmente.

Los arreglos musicales en esta ocasión no correspondieron al  llamado quinto Beatle, George Martin -quien tampoco dirigió su  grabación-, sino a Mike Leander.

Excelente pieza de Lennon, beneficiada en buena medida por la  espléndida atmósfera que rodeó su grabación en el estudio y la simple innovación de hacer cortes en la cinta y luego rearmarla un tanto caprichosamente, fue Being for the Benefit of Mr.Kite.

Su texto está inspirado mayormente en un antiguo «poster» que  anunciaba la actuación de una compañía circense en Town Meadows,
Rochdale, el martes 14 de febrero de 1843.

(Continuará)

también te puede interesar