Cultura

Amores imposibles

Aquellos amores que idealizamos para suplir alguna carencia, amores colmados de conflictos internos, amores que esconden…

Impossible-love-1
Amores imposibles |

B. García |

De seguro le ha ocurrido alguna vez:

-¿Se ha enamorado de alguien que no podía ser?

Ya sea porque ya estaba en compromiso con otra persona, por excesiva diferencia de edad, por no correspondencia en ninguna esfera, etc. Por las razones que sean, pero de un individuo catalogado como imposible.

Que ocurra alguna vez es algo normal porque lo inalcanzable suele ser atractivo y sobre todo en la adolescencia suele pasar a menudo, el típico alumno que se enamora de la profesora, pero el problema vendría cuando siempre nos enamoramos de personas que no pueden ser, ahí ya no estaríamos hablando de mala suerte, sino de que inconscientemente lo estamos buscando.

Se conocen en la literatura algunos tipos de amores imposibles:

-El amor fantasma: Se trata de idealizar a una persona, atribuyéndole las características con las que siempre hemos soñado. Se le llama fantasma porque en realidad esta persona no es como nos pensamos, sino que nos engañamos y creemos que es exactamente como nos gustaría que fuera, así que nos enamoramos de algo que no existe.

En términos de la psicología psicoanalítica se le llama también amor anaclítico, que significa que escogemos amar a alguien en concreto porque posee los rasgos de alguien muy influyente en la niñez que satisfacía nuestras necesidades.

En este caso cuando la persona se dé cuenta de que en realidad el ser amado no era como se pensaba, se desencantará y defraudará, entonces volverá a poner los pies en el suelo y dejará de idealizar y ya verá los defectos de la persona que al principio no veía por la ceguera idealizadora.

-El amor narcisístico: Cuando se busca a alguien parecido a nosotros o con los rasgos que a nosotros nos gustaría alcanzar. Es como una especie de egoísmo exagerado donde nos creemos que somos de lo mejor y queremos encontrar a alguien igual.

Estas personas están siempre buscando al individuo ideal y nunca les parece nadie lo suficientemente bueno para ellos. Encontrar a alguien igual a uno resulta muy complicado, ya que somos seres únicos, por ello quien va en busca de este tipo de amor no suele encontrarlo.

-El amor difícil: Es aquel donde es muy complicado que se pudiera concretar ese amor. Ejemplos: un profesor y un alumno, una diferencia de edad significativa, un gay de otro heterosexual, un paciente de un médico, entre otros.

Habitualmente este tipo de amor es atrayente porque es difícil, pero si se consiguiera podría ser que se perdiera el interés, ya que suele tratarse de una atracción física pasajera, digamos que suele tratarse más de algo pasional que emocional.

Estos tres tipos de amores estarían catalogados como “imposibles” porque suelen crear conflictos, el primero porque al idealizar a la otra persona tarde o temprano nos decepcionaremos cuando veamos que no es como pensábamos, el segundo porque jamás encontraremos a alguien igual a nosotros y el tercero porque es muy difícil conseguirlo y si se consiguiera raramente funcionaría a largo plazo.

Según la psicología psicoanalítica, cuando nos enamoramos de imposibles es por el complejo de Edipo no resuelto, en los primeros años de la niñez nos enamoramos del padre o la madre aun sabiendo que no es correcto, dependiendo cómo se resuelva y el trato que nos dieron nuestros padres ante esa situación, podríamos quedar estancados siempre en enamorarnos de personas que no pueden ser.

-¿Qué podemos hacer para seleccionar de mejor modo?

Lo primero es preguntarnos:

-¿Por qué nos atraen personas inalcanzables?, ¿tengo miedo a comprometerme y fijándome en imposibles no tengo que pasar por ello?

Existen individuos que al entrar en la intimidad amorosa les supone estrés, miedos, peligro, entonces fijándose en imposibles disfrutan del amor idílico, pero al no poder ser concretado se sienten seguros en su zona de confort.

-¿Estoy buscando suplir una carencia de la niñez?

Por ejemplo: si hemos tenido una madre autoritaria y recta que nos ha valorado poco, inconscientemente volvemos a fijarnos en alguien inalcanzable para revivir la etapa de la niñez y conseguir que esta vez sí nos hagan caso o nos den algo emocional que estuvo siempre carente.

Lo esencial es encontrar la respuesta al motivo por el cual no nos fijamos en personas más alcanzables, el motivo más extendido suele ser el no estar preparados para embarcarnos en una relación amorosa, por inseguridades y miedos, ya que, las relaciones de pareja no son un camino de rosas, sino que conlleva un grado de implicación y responsabilidad alto, entonces enamorándonos de personas que no pueden ser, disfrutamos de los sentimientos, soltamos la adrenalina, soñamos, somos felices engañándonos a nosotros mismos por un rato, pero muy en el fondo, nos aterraría que nos correspondiera porque el amor idílico es muy bonito, pero enfrentarse a la realidad asusta.

Si los sujetos no se siente bien consigo mismo, no estarán preparados para estar con otra persona. Estos conflictos con uno mismo suelen ser el motivo por el cual muchos inconscientemente están siempre sumidos en líos amorosos que no pueden concretarse.

Lo ideal es trabajar sobre la autoestima y aceptación propia. Una vez alcanzada ya nos sentimos bien con nosotros mismos, nos queremos y nos aceptamos con nuestros defectos incluidos, estamos preparados para embarcarnos en una relación de pareja y seguramente ya escogeríamos mejor a los posibles candidatos para compartir nuestra vida.

también te puede interesar