Cultura

Gran Esfinge rejuvenece

La eterna guardiana egipcia volverá a ser restaurada desde este viernes. Es la más antigua de su tipo en el mundo, con cuatro mil 600 años

La Gran Esfinge
La Gran Esfinge |

Redacción Central |

La Gran Esfinge que custodia las pirámides de Guiza, en Egipto, será sometida desde este viernes a trabajos de restauración.

De acuerdo con el ministro de Antigüedades de esa nación africana, Mamduh al Damati, tomarán dos meses hasta que vuelva a abrir al público.

El monumento de piedra caliza, símbolo de la época faraónica, fue esculpido en la zona más débil de la región donde se encuentran las pirámides, por lo que es necesaria su restauración periódica.

Según los expertos, los trabajos se concentrarán en las áreas del pecho y el cuello, las más frágiles y vulnerables a la erosión provocada por el viento y la arena.

La escultura con cabeza de hombre y cuerpo de león figura como la más antigua de su tipo en el mundo, con cuatro mil 600 años, y se asocia al faraón Kefrén (2520-2494 antes de Cristo) por su proximidad a la pirámide donde éste fue enterrado. Algunos estudiosos también la vinculan a Keops, artífice de la Gran Pirámide y segundo soberano de la cuarta dinastía del Imperio Antiguo.

No obstante, numerosos textos y leyendas afirman que el rostro pudiera pertenecer a uno de los tantos dioses que adoraban los egipcios, e igualmente se ha puesto en duda si se trata del original, ya que se encuentra mejor conservado que el cuerpo.

El escritor y cronista romano Plinio El Viejo la describió así: “Los habitantes de la región la consideran una diosa, y son de la opinión que el faraón Horemjeb (1307-1292 a.C.) se encuentra enterrado dentro y afirman que fue traída a este lugar: [sin embargo,] está tallada cuidadosamente de la roca local. La cara de la monstruosa criatura está pintada… como signo de reverencia”.

Al parecer, la enorme pieza de 57 metros de largo y casi 20 de altura estuvo la mayor parte del tiempo bajo la arena del desierto, según el testimonio de historiadores y personajes que visitaron Guiza en la antigüedad, sin que pudiera ser divisada.

Aunque esta situación la protegió durante siglos de los efectos del clima, la guardiana de Guiza actualmente no posee nariz ni la barba postiza que se usaba en los rituales, por contiendas que ocurrieron en sus proximidades.

Conocida por los egipcios como Shesep-ankh (imagen viviente), gozó de veneración y culto en la antigüedad, cuando representaba la belleza, fuerza y sabiduría del Rey. Estaba pintada con vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, mientras que el atuendo de la cabeza (nemes) lucía rayas amarillas y azules.

Se estima que la Esfinge se sometió a restauración desde la dinastía XVIII y las labores continuaron periódicamente desde el siglo XX hasta nuestros días.

también te puede interesar