Cultura

Creedence Clearwater Revival: La mística del Sonido Bayou

La banda cultivó un estilo muy propio, en una combinación sin precedente del rock y el country blues

Creedence Clearwater Revival
Creedence Clearwater Revival |

Ariel Flores |

Creedence Clearwater Revival irrumpió 47 años atrás con fuerza huracanada en el mundo musical, hacia una existencia efímera que no fue inconveniente para quedar entre los colosos del rock en todos los tiempos.

La banda cultivó un estilo muy propio, en una combinación sin precedente del rock y el country blues. Sus cuatro integrantes acuñaron un sello tan distintivo y sólido que nunca más pudo ser igualado por agrupación alguna.

Aunque procedían de la ciudad estadounidense de San Francisco, en la costa este, siguieron una línea siempre asociada a la suroeste región del Bayou, en Lousiana, donde el folclore tiene una fuerte influencia francesa.

El llamado Sonido Bayou fue obra exclusiva de John Fogerty, alma del grupo no sólo por ser su cantante y guitarrista líder, sino fundamentalmente por deberse a su autoría la inmensa mayoría de la producción.

Fogerty descolló por un estilo propio en la interpretación de cada pieza, en las cuales, con inusitado desembarazo, muchas veces cortaba las palabras a medio decir, o su pronunciación era confusa, formas que, lejos de demeritarlo, agregaban mayor belleza y autenticidad al número.

Él era la banda, su voz era una creación en sí, sacrificaba la legibilidad en aras de la emoción. En la composición e interpretación era fiel al espíritu -antes que a las leyes- de las raíces de aquella tierra sureña.

Junto a su hermano Tom en la guitarra rítmica, Stu Cook en el bajo y Doug “Cosmo” Clifford en la batería, John Fogerty fue el artífice del gran éxito logrado casi al instante mismo de hacerse público el cuarteto.

El grupo tuvo una trayectoria demasiado breve (1967-1972), pero logró un elevado número de canciones ganadoras de lugares prominentes gracias a su rápido y profundo arraigo en la preferencia popular.

Su producción discográfica abarcó siete álbumes, seis de ellos considerados verdaderas obras maestras, como fue Cosmos Factory.

Tras un primer LP con el nombre del grupo (1968), del segundo, titulado Bayou Country (1969), es la pieza Proud Mary, sin dudas el mayor hit del grupo, del cual únicamente la fabulosa Tina Turner pudo hacer una versión digna de la genialidad de Fogerty.

En el propio año aparecieron Green River y Willy and the Poor Boys, este último calificado por la crítica como lo mejor del cuarteto, e incluso alguien afirmó que se trataba de una especie de anti Sgt. Pepper’s Lonely Heart Club Band, el histórico y revolucionario álbum de The Beatles.

Después, Creedence… regaló los LP Pendelum, Cosmo’s Factory (ambos de 1970) y Mardi Grass (1972).

La banda transitaba de éxito en éxito, lo cual le auguraba un promisorio futuro. En 1970 las revistas especializadas Billboard y New Musical Express denominaron al cuarteto Los mejores artistas del año y El mejor grupo internacional, respectivamente.

Sin embargo, la unidad interna era minada por diferencias entre sus miembros, hasta que Tom Fogerty anunció su salida y en octubre de 1972 el mundo conoció con pesar la disolución oficial, con lo cual concluyó una brillante página de la música.

Solo cuatro años estuvo Creedence Clearwater Revival en escena, pero bastaron para convertir el Sonido Bayou en genuina leyenda, al punto de entrar la banda en 1993 al Salón de la Fama del Rock.

también te puede interesar