Cultura

Origen de la tradición (II)

Cuaresma, tradiciones culturales y religiosas vinculadas al cristianismo

Cruz de Ceniza
Celebran el inicio de la Cuaresma, marcando la Cruz de Ceniza en la frente de los feligreses |

Redacción Central |

La costumbre se originó en los primeros siglos de la Iglesia. Cuando las personas querían recibir el Sacramento de la Reconciliación, el Jueves Santo se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban en la comunidad vestidas con ese hábito penitencial, para indicar su voluntad de convertirse.

Aunque no fue hasta el año 384 d.C. cuando la Cuaresma adquirió su sentido penitencial para todos los cristianos, y desde el siglo XI, la iglesia de Roma  al iniciar los cuarenta días de penitencia y conversión, suele emplear las cenizas.

 También se usaba en el período de Cuaresma para preparar a los que se bautizarían la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno. Esas cenizas se obtienen de la quema de las palmas usadas el Domingo de Ramos, y recuerda que lo que fue gloria puede convertirse en nada.

La imposición de las cenizas es una costumbre relacionada al hecho de que algún día moriremos y nos convertiremos en polvo. Una lección que nos enseña que lo material se acaba y al final de la vida sólo queda lo que hayamos hecho por Dios y en bien de nuestros semejantes.

Una de las manifestaciones ligadas a esa costumbre es la celebración del carnaval –palabra que significaba adiós a la carne. En tiempos antiguos, antes de la imposición de las cenizas se hacía un carnaval, donde los devotos se despedían de la carne.

Esa era la excusa, pero en realidad debido  a la falta de refrigeración, los cristianos tenían necesidad de consumir no sólo la carne, sino otros alimentos como la leche, el huevo, etc.  para que no se les echaran a perder.

Con tal pretexto, en muchas localidades se organizaban, el martes anterior al Miércoles de Ceniza, fiestas populares llamadas carnavales, en los cuales los fieles consumían los alimentos que podrían echarse a perder durante la Cuaresma.

Algunos relatos de la época afirman que con el tiempo, el sentido del carnaval fue un pretexto para organizar grandes comelatas y realizar festejos y desfiles que exaltaban los placeres de la carne exageradamente, actos de los cuales posteriormente se arrepentirían en la Cuaresma.

también te puede interesar