Cultura

Un poema se autodestruye al leerlo

El artista Dennis Asbaugh realiza su obra de manera experimental

Poema que se Autodestruye
Misteriosa Historia del Poema que se Autodestruye | ExperienSense

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El escritor estadounidense William Gibson, autor de Neuromante (1984), obra por la que es considerado el padre del “ciberpunk”, decidió sabotearse sus propios escritos como un ejemplo más de creación literaria.

Gibson realizó de manera experimental una obra, junto al artista Dennis Asbaugh, titulada “Agrippa (a book of the dead)”, del que sólo se publicaron 95 copias compuesto por dos bloques de páginas.

Las primeras 63 páginas del libro están formadas por grupos de las siguientes letras, A, G, T y C, las cuales son secuencias de ADN. Las letras representarían la adenina, guanina, timina y citosina, los cuatro nucleótidos que componen las moléculas del ácido desoxirribonucleico.

El último bloque de veinte páginas tan solo sirve de recipiente para el disquete en el que se encuentra un volátil poema escrito por William Gibson.

Al introducir el disquete en un ordenador y abrir el archivo que contiene, aparece un poema de 305 líneas concebido por el escritor estadounidense de ciencia ficción. De manera automática el texto se desplaza de abajo hacia arriba, con un ritmo predeterminado.

Los compradores de la obra Agrippa, deben desembolsar 2 000 dólares para poder adquirir el libro, pero deben ser rápidos con la lectura porque esa es la primera y la última vez que podrán leer ese poema.

Después de los casi veinte minutos que emplea la creación en pasar por la pantalla, un algoritmo encripta el contenido del archivo y el poema desaparece, la última línea del texto se esfuma, y nunca más podrá ser leído. Es un poema de un solo uso.

Tan efímero y tan costoso, que algunos compradores quisieron perpetuarlo, en contra de la voluntad de su autor, y lo grabaron en una actividad de lectura del poema realizado entre estudiantes de la Universidad de Nueva York.

también te puede interesar