Cultura

Los Reyes Magos llegan para todos

Miles de niños esperan con ansias la llegada este día 6 de Melchor, Gaspar y Baltasar

Reyes Magos
Los Reyes Magos con regalos |

Redacción Central |

La tradicional celebración de los Reyes Magos se celebra cada año en este día en muchos países latinos. Miles de niños esperan impacientes por saber que traen los caminantes a aquellos que se han portado bien durante todo el año.

La llegada de los Reyes Magos es un legado cultural español, gracias al cual niños y adultos reciben regalos de Melchor, Gaspar y Baltazar, tres sabios del Lejano Oriente.

Según la tradición bíblica, los monarcas ofrecieron al niño Jesús oro (símbolo de reyes), mirra (símbolo del Hombre) e incienso (símbolo de Dios). Hoy en día, en diferentes países, la llegada de los lejanos visitantes ha evolucionado.

Por ejemplo, en Argentina y México se realiza la Rosca de Reyes, una costumbre extendida para  disfrutar del pastel en la noche del día cinco de enero o la mañana del seis, momento en que los Reyes Magos llegan con sus presentes a las casas.

Para los colombianos, la fiesta se a la celebración navideña. Durante las Novenas —los nueve días previos a la Navidad, entre el 16 y el 24 de diciembre; fechas, en México, conocidas como Posadas—, amigos y familiares juegan a Pajita en boca, Tres pies, El beso robado… y una infinidad de juegos, llamados Aguinaldos, en los que quien pierde deberá ofrecer un regalo al vencedor en  el día de Reyes.

Cerca de Colombia, en Perú, los tres reyes marcan el final de las fiestas de Navidad, día en que la familia comienza a limpiar la casa de los ornamentos navideños y desmonta el Nacimiento. No obstante, es una fecha de celebración en familias, comunidades y empresas privadas, en las cuales es costumbre ir dejando dinero mientras se quitan los adornos.

Sin embrago, en otros lugares, se ha continuado con otra tradición.  Muchos niños el día anterior, dejan debajo del árbol de Navidad, paja, para los cansados camellos que traen a los sabios, y  leche y galletas para Melchor, Gaspar y Baltasar.

Lo que no es menos cierto, es  la ansiedad  que menores y adultos transmiten en esta hermosa tradición que nos recuerda cada año la alegría de ser cristianos agradecidos por la presencia de nuestro niño Jesús.

también te puede interesar