Cultura

Restauran las Gordas de Fernando Botero

Las voluminosas estatuas situadas en parques y plazas requieren este tipo de cuidado para conservar su condición de obras maestras

La Gorda de Botero
La Gorda de Botero |

Redacción Central |

Diversos especialistas de la colombiana ciudad de Medellín llevan a cabo un proceso de restauración de las famosas obras de Fernando Botero. Las voluminosas estatuas situadas en parques y plazas requieren este tipo de cuidado  para conservar su condición de obras maestras.

El conjunto, desplegado en diversos sitios de esa ciudad, está constituido por las 23 estatuas ubicadas en la Plaza que lleva el nombre del artista, las tres que engalanan el parque San Antonio y una más, la célebre Gorda de Botero -como es conocida-, instalada en el Parque Berrío.

Gordas Botero

Las gordas y gordos de Botero son personajes entrañables para los habitantes de Medellín

Según explica la restauradora María Bohorquez, cada estatua es atendida durante tres días por un personal especializado que se dedica al acondicionamiento paralelo de la figura principal así como de las bases y pedestales. El proceso también incluye ciclos didácticos para que los antioqueños aprendan y contribuyan a resguardar este tesoro artístico.

Aunque todas las gordas y gordos de Botero son personajes entrañables para los habitantes de Medellín, la gorda del parque Berrío es la figura más acariciada.

Muchas parejas de ayer y de hoy, al pasar cerca de esa figura le hacen un guiño, porque es la consejera silente de amorosas confesiones, y a veces para agradecerle o recriminarla por algún secreto anhelo, la acarician tanto, que hacen que poco a poco su cuerpo de bronce se desgaste.

también te puede interesar