Cultura

Exhiben colección personal del pintor colombiano Fernando Botero

El público podrá admirar hasta finales del próximo mes de junio, los dibujos realizados por el pintor entre 1973 y 2011

colección personal del pintor colombiano Fernando Botero
Una exposición de dibujos pertenecientes a la colección personal de Fernando Botero se exhibe en el Museo Nacional de Bellas Artes de Bogotá, la capital colombiana, donde el público podrá admirar hasta finales del próximo mes de junio, los dibujos realizados por el pintor entre 1973 y 2011. | opi97.org

Redacción Central |

El público podrá admirar hasta finales del próximo mes de junio, los dibujos  realizados por el pintor entre 1973 y 2011

Una exposición de dibujos pertenecientes a la colección personal de Fernando Botero se exhibe en el Museo  Nacional de Bellas Artes de Bogotá, la capital colombiana, donde el público podrá admirar hasta finales del próximo mes de junio, los dibujos  realizados por el pintor entre 1973 y 2011.

La exposición «Botero, dibujos en tela y en papel», está formada por unas 50 piezas de la colección personal del artista colombiano, nacido en Medellín en 1932, famoso por sus figuras con redondeces, a mitad de camino entre el costumbrismo y el realismo mágico.

En la inauguración de la muestra, la directora del Museo Nacional de Bellas Artes, Marcela Cardillo, se refirió a la satisfacción y el orgullo de recibir la exposición de este «colombiano universal y uno de los artistas latinoamericanos más reconocidos».

Explicó que en la muestra, Botero utiliza acuarela, lápiz, pastel, tinta y carbonilla sobre papel y sobre tela. Agrega que también podrán admirarse las obras donde el pintor innova trabajando con sanguina sobre tela, una técnica poco utilizada por los artistas -basada en una variedad de óxido férrico- y que requiere una destreza y maestría excepcionales.

Según la curadora de la exposición, Teresa Anchorena, es la primera vez que se hace una exposición tan completa de Botero. Aseguró, son 50 obras que, Fernando va seleccionando en los distintos momentos de sus creaciones y las va guardando. Son suyas, no se venden.

Señaló que recorrer la obra de Botero es irse de viaje en el tiempo y el espacio, asomarse a América latina. O salir a pasear por las calles de ese pueblito que fue la ciudad de Medellín.

A través de su obra se puede ver el mercado, la iglesia, el burdel y las corridas de toros, las ventanas de esas casas de tejas rojas con sus habitantes en pleno quehacer cotidiano, «para escuchar sus conversaciones e impregnarnos de esa atmósfera que huele a incienso y lavanda».

En resumen-  subraya- Botero retrata la vida del pueblo y sus personajes, sus atuendos, la arquitectura, los hábitos y los rituales, «pero hay algo más en estas imágenes. En ellas laten las distintas fuerzas que hacen a la América Latina, hispana y arcaica, moderna y exuberante».

también te puede interesar