Cultura

Rubén Darío es el revolucionario por antonomasia de la Lengua Castellana

El calificativo proviene del reconocido historiador nicaragüense, Aldo Díaz Lacayo

Redacción Central |


El calificativo proviene del reconocido historiador nicaragüense, Aldo Díaz Lacayo

Rubén Darío es el revolucionario por antonomasia de la Lengua Castellana, por lo que se hace una necesidad urgente difundirlo a las nuevas generaciones que desconocen este dato, ya que los especialistas darianos lo están dando por entendido en la historia literaria, afirmó en Managua el reconocido historiador nicaragüense, Aldo Díaz Lacayo.

El investigador expresó que muchos estudiosos y críticos de Nicaragua, América Latina y España, están ocultando esa condición del Padre del Modernismo.

Nadie, ni aquí en América Latina ni en España y mucho menos en Nicaragua le va a quitar que él (Darío) revolucionó la Lengua Castellana. Darío es el revolucionario por antonomasia, en el mundo, de la lengua castellana, y esto lo están ocultando, pero lo están ocultando no dolosamente, sino porque lo dan por sabido, advirtió Díaz Lacayo.

Asimismo, dijo que no es justo que gran parte de los jóvenes e incluso algunos adultos estén dentro del concepto de ‘dar por sabido que Darío fue quien renovó totalmente la Lengua Castellana’, por lo que es tarea de la crítica literaria, docentes, historiadores y demás doctos de la vida y obra rubendariana, difundirlo por todos los medios posibles, para que no se pierda este importante y trascendental mérito del autor de ‘Prosas Profanas’ (1896).

Lo fundamental es nunca quitar el dedo de la llaga, Darío es el revolucionario de la Lengua Castellana. Después de Darío es una cosa, antes de Darío era el oscurantismo del idioma, y después de Darío vienen todos los grandes poetas y literatos modernos en América y en España», manifestó con vigor, agregando que «es posible que se haya superado su estilo, hablando poéticamente, puesto que las normas poéticas de la época ya se superaron, pero no así se superó la revolución del idioma».

El historiador nicaragüense consideró, según reporta El 19 Digital que en cuanto al aspecto político-ideológico, Darío no es el intelectual que la clase alta de la época proyectó en el imaginario popular de Nicaragua, América Latina y España, la cual lo tildó de ser un hombre despreocupado, desobligado con su país, con su nacionalidad, con su patria, con los excluidos y marginados, sino que fue todo lo contrario.

No es el hombre que definió la clase alta porque él se reclamaba así mismo indígena y negro, y quién que se reclama así mismo, con semejante estatura intelectual, no puede ser deshonesto en su posición ideológica a favor de los oprimidos, si él mismo dice: soy indio chorotega y tengo sangre negra, indicó Díaz Lacayo, quien concluyó que además de los escritos políticos y sociales de Darío, publicados amplia y únicamente por la Revolución Sandinista, actualmente el escritor Manuel Aragón Buitrago ha profundizado en estos temas con gran certeza intelectual.

también te puede interesar