Cultura

Pérdidas del 2011 (III y final)

Actuación, pintura y más... Algunos nombres de fallecidos que faltan por reseñar

Pérdidas en el arte del 2011
Alberto de Mendoza, Roland Petit y Anna Massey | lavozdelsandinismo

Redacción Central |

Actuación, pintura y más… Algunos nombres de fallecidos que faltan por reseñar
» Pérdidas del 2011 (II)
» Pérdidas del 2011 (I)

El arte de la representación fue uno de los que más pérdidas sufrió durante el 2011. En América Latina, Europa y Estados Unidos importantes figuras se despidieron del cine, el teatro y la televisión de sus respectivos países.

Apenas comenzado el año falleció María Schneider, la protagonista del recordado filme «El último tango en París». Por entonces—años ´70— se le veía como una joven promesa, pero nunca pudo superar las altas expectativas que supone esta clasificación.

Lejos de su país natal, en Madrid, España, murió a los 88 años el argentino Alberto de Mendoza, quien será recordado por sus personajes para obras de estas naciones entre las que dividió su vida y obra. Las series «El Rafa» —en Argentina—y «Curro Jiménez»—en España— dan fe de su capacidad histriónica. También se le vio en las películas «Filomena Marturano» y «El jefe», entre otras.

Otra personalidad que se despidió de los escenarios y las cámaras fue la veterana actriz británica Anna Massey. La protagonista de clásicos como «Frenesí», de Alfred Hitchcock, falleció a inicios de julio en su país natal.

También del mundo de los escenarios, especialmente de la danza, es el coreógrafo y bailarín francés Roland Petit, quien murió una semana después en Ginebra, Suiza. Durante sus más de dos décadas en la Ópera de París, creó 11 obras, entre las que destaca «Notre Dame de París», así como varias piezas para el binomio de Rudolf Nureyev y Margot Fonteyn. Se caracterizó por mezclar elementos de la danza moderna y el ballet clásico.

Durante el 2011 varios directores de cine se despidieron dejando tras sí varias películas que les honrarán eternamente. El primero en la nefasta lista fue Sidney Lumet, quién murió a los 86 años en su casa de New York, Estados Unidos, el pasado 9 de abril. A su autoría se deben clásicos «Serpico», «Tarde de perros», «Veredicto final» y «Network, un mundo implacable». A él se unieron, posteriormente, el griego Michael Cacoyannis y el chileno Raúl Ruiz. El primero saltó a la fama gracias a «Zorba el griego»; mientras el segundo tiene «Tres tristes tigres», «Palomita blanca» y «Misterios de Lisboa». Ruiz, quien se encontraba exiliado en Francia tras la dictadura de Augusto Pinochet, fue sepultado en Chile, según su voluntad.

Por su parte, hace poco más de una semana también murió el cineasta japonés Yoshimitsu Morita en un hospital de Tokio debido a severos trastornos hepáticos. Filmes como «Family Game» («Juego familiar», 1983); «Tsubaki Sanjuro» (2007); «Sorekara» y «Shitsurakuen» ilustran su creatividad y dominio del lenguaje cinematográfico, lo cual le valió varios reconocimiento en festivales como la Berlinale.

Este año Hollywood también perdió a uno de sus compositores más renombrados, John Barry, autor de la música de varias películas de James Bond y de otras recordadas bandas sonoras como la de «Memorias de África» y «Bailando con lobos».

Las artes plásticas lamentaron la pérdida de notables figuras internacionales como Las artes plásticas lamentaron la pérdida de notables y longevas figuras internacionales como Leonora Carrington y Lucien Freud. La pintora y escultora mexicana —de 94 años— era uno de los principales nombres del surrealismo; mientras el nieto de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, dijo adiós a sus 88 años en Londres, dejando tras sí sus provocativas series de desnudos.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-BBC-El Universal)

también te puede interesar