Cultura

Argentina protege su cine

El gobierno nacional intenta frenar la invasión de películas de Hollywood

La argentina, Liliana Mazure Directora del INCAA
La titular del INCAA, Liliana Mazure, explicó que "actualmente hay una cuota de pantalla que yo modifiqué en 2008, cuando asumí, que exige que cada sala exhiba una película argentina por trimestre y que permanezca en ella por dos semanas, aunque en varios casos el Incaa hace un aporte para llegar a la media de espectadores." | Internet

Redacción Central |

El gobierno nacional intenta frenar la invasión de películas de Hollywood

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) de Argentina resolvió que las películas extranjeras paguen una tasa por la cantidad de salas en que serán exhibidas, según la resolución 2114/2011 publicada en el Boletín Oficial de la nación suramericana.

La titular del INCAA, Liliana Mazure, explicó que «actualmente hay una cuota de pantalla que yo modifiqué en 2008, cuando asumí, que exige que cada sala exhiba una película argentina por trimestre y que permanezca en ella por dos semanas, aunque en varios casos el Incaa hace un aporte para llegar a la media de espectadores.»

La resolución en la que se establecen las tasas que deberán pagar las productoras en función del número de salas en las que vayan a ser exhibidos los filmes extranjeros, así como de su localización.

En la ciudad de Buenos Aires las películas extranjeras deberán pagar un arancel que oscilará desde el equivalente a 300 entradas de cine por el total de pantallas en las que se exhiban cuando no sean más de 40, hasta el valor de 12.000 entradas cuando vayan a ser proyectadas más de 161 copias del filme.

Para poder ser exhibidas en el resto del país, las tasas se reducirán a la mitad, ya que se reducen a 150 entradas, hasta 40 salas, y el de 6.000, más de 161.

Mazure señaló que «el problema radica en la cantidad de pantallas que ofrecen la misma película extranjera, que como en el caso de la última ’Piratas del Caribe’ llegó con 350 copias y ’Kung Fu Panda 2’ con 250, en un mercado como el nuestro que tiene apenas 800 pantallas».

«Esas dos películas se dieron casi en simultáneo y lo que quedó para el cine nacional y para títulos europeos valiosos que no se pueden estrenar fue muy exiguo; tengamos en cuenta que Colombia tiene 1.500 pantallas, Brasil 4.500 y México más de 5.000», señaló.

La presidenta del Incca señaló que «para nosotros esto va a ser muy beneficioso y creo que para los exhibidores y distribuidores extranjeros no será perjudicial, ya que la realidad del espectador argentino se ha modificado por el bienestar económico y las salas trabajan a lleno».

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar