Cultura

Artistas presentan en San José obras que sugieren el acercamiento Nicaragua-Costa Rica

Fue en el marco de la II Bienal de Artes Visuales

Redacción Central |

Fue en el marco de la II Bienal de Artes Visuales

La II Bienal de Artes Visuales efectuada en San José premió este martes a seis artistas cuyas propuestas creativas se refieren en alguna forma al acercamiento que debe existir entre los ciudadanos de Nicaragua y Costa Rica.

Muchas de las obras abordan el tema general de la inmigración, la tolerancia y las condiciones que enfrentan estas personas en tierras extranjeras, relata el diario La Nación.

Los jueces seleccionaron  cinco obras que fueron premiadas con la suma de mil dólares cada una, todas  creadas por artistas costarricenses.

Una de ellas fue la escultura «Sí, hablamos lo mismo», del artista Donald Jiménez, elaborada en la técnica de calado en acrílico poliéster.

Las calidades visuales y texturas de esta obra remiten al agua de modo que, según el jurado, «invita a las dos naciones, Costa Rica y Nicaragua, a un diálogo transparente, diáfano y continuo».

Otra de las piezas que obtuvo mención de honor fue «Partir: fenómeno transcultural», de Luis Guillermo Fournier, una escultura tallada directamente sobre madera de cenízaro, que «refleja con dominio la tradición escultórica costarricense y comunica el complejo emotivo de silencio, memoria e incertidumbre», que viven los inmigrantes.

La artista Gioconda Rojas también resultó galardonada por su pintura «Juana Lidia Martínez Munguía», inspirada en la labor valiente, pero anónima de muchas trabajadoras domésticas inmigrantes en Costa Rica, donde como se sabe, laboran  en esa tarea numerosas nicaragüenses.

Otra de las obras laureadas fue «Calero», de Alexander Chaves, pieza en cerámica mixta en la que el artista otorga un nuevo significado al tradicional juego de ajedrez para reinterpretarlo desde el punto de vista de la política internacional.

Completa la lista de obras con mención de honor la pintura «Simultánea convivencia», de Juan Carlos Ferrarios, por «plasmar un detalle urbano donde el artista identifica la soledad y la convergencia de diferentes grupos».

Según los organizadores, se recibieron 110 propuestas, de las cuales se seleccionaron 12 y luego se definieron las seis obras ganadoras.

La bienal Conjunciones fue organizada por el Museo de Arte Costarricense (MAC), la Asociación de Amigos del Arte (Amarte) y la Asociación de Ticos y Nicas: Somos Hermanos.

La obra ganadora del primer premio –una dotación de cinco mil dólares– fue «Altar», una pintura de la artista salvadoreña Catalina del Cid.

En este acrílico sobre tela la artista recrea un altar doméstico que atesora objetos religiosos, pero también posesiones materiales que adquieren un carácter «sagrado» en el contexto de una sociedad consumista.

Según estimaron los miembros del jurado en su veredicto, esta pintura «logra plasmar de manera resumida los símbolos de la migración, de la transculturización que revelan la cotidianidad de los hogares centroamericanos con sus divinidades religiosas, electrónicas, kitsch propios de las familias que reciben remesas del extranjero».

El jurado estuvo integrado por la costarricense Pilar Quirós, experta en artes escénicas, el escritor y crítico literario nicaraguense Julio Valle y la salvadoreña Daniela Heredia artista multidisciplinaria.

también te puede interesar