Cultura

Comienza el traslado de estatuas y bajorrelieves de la Acrópolis

El traslado de las estatuas y bloques esculpidos de la Acrópolis de Atenas hacia un nuevo museo ultramoderno, situado al pie de la colina, se inició este domingo con el desplazamiento de una parte del friso norte del Partenón, que pesa 2,3 toneladas

Frisos del Partenón
Trabajadores empaquetando la primera parte de uno de los frisos del Partenón trasladada a un nuevo museo de la Acrópolis este domingo en Atenas. | AFP

Redacción Central |

El traslado de las estatuas y bloques esculpidos de la Acrópolis de Atenas hacia un nuevo museo ultramoderno, situado al pie de la colina, se inició este domingo con el desplazamiento de una parte del friso norte del Partenón, que pesa 2,3 toneladas

Empacado en una caja metálica, este bajorrelieve que representa una fiesta religiosa antigua en honor de la diosa Atenea fue trasladado desde el actual museo, situado en la parte alta del lugar, al lado del Partenón, hacia el nuevo, construido por el arquitecto suizo Bernard Tsunami, 300 metros más abajo.

Bajo el cielo brumoso y con vientos de 30 a 39 km/h, tres grúas gigantes colocadas en la parte baja de la Acrópolis se turnaron para trasladar este vestigio, en una operación que duró una hora y media y fue observada de cerca por el ministro de Cultura, Michalis Liapis.

Más de 300 estatuas y bloques esculpidos y centenares de vestigios que estaban hasta ahora en los depósitos del viejo museo deben ser transferidos a un ritmo de cuatro viajes diarios.

La operación costará 1,6 millones de euros y está asegurada por 400 millones de euros.

Es la primera vez en 2.500 años que los vestigios de la Acrópolis dejarán la colina en un traslado sin precedentes, «técnicamente difícil, complicado y delicado», según ingenieros y arqueólogos.

El traslado tardará seis semanas, sin descartar probables retardos a causa del mal clima.

La Acrópolis, símbolo de la civilización griega antigua del V siglo antes de nuestra era, con monumentos como el Partenón, el Erecteion y el templo de Atenea, entre otros, es uno de los sitios más visitados del mundo.

«Todo se hizo bien, como previsto, pese al viento», indicó a AFP Kostas Zambas, ingeniero jefe de esta operación, que duró cerca de una hora y media y fue difundida en directo por la televisión pública Net.

«Es un momento conmovedor, se trata de un acontecimiento mundial que hará posible la apertura en breve de un nuevo museo, donde miles de turistas podrán admirar esos vestigios preciosos», indicó el ministro.

El nuevo museo es un gran edificio colocado sobre pilotes en medio de los vestigios arqueológicos en el cual domina el vidrio.

Aunque inicialmente fue proyectado para que estuviera listo en los Juegos Olímpicos de 2004, este museo sufrió una serie de problemas burocráticos y técnicos antes de la firma del contrato de construcción, por cerca de 129 millones de euros.

Con altura de 23 metros y una superficie de 25.000 m2, el edificio tiene tres niveles, entre ellos una sala situada en el último piso donde un lugar fue reservado para acoger el friso oriental del Partenón, una obra monumental que está actualmente en el British Museum de Londres y cuyo retorno Grecia reclama en vano a Gran Bretaña desde hace años.

Con la apertura oficial a fines de 2008 «Grecia mostrará que puede proteger de la mejor manera los monumentos y todo argumento contrario desaparecerá», subrayó Lapis al aludir a la campaña de su país por el regreso del friso del British Museum.

también te puede interesar