Ciencia y Tecnología

Monos, humanos y científicos

Existen varias teorías que emparentan a los seres humanos con los monos, sin embargo nuevos descubrimientos modifican el tema

Monos, humanos y científicos
|

Oliverio Celaya |

Los monos y los humanos indudablemente tienen algunos nexos significativos hasta el punto de que varias teorías nos hacen descendientes de tales animales, sin embargo ahora nuevos descubrimientos y teorías notifican cambios en el asunto.

El 24 de noviembre pasado se cumplieron 160 años desde la publicación de «El origen de las especies», el libro en el que Charles Darwin estableció las bases de la teoría de la evolución por selección natural.

Y las preguntas que se formulan los periodistas de la BBC de Londres, tienen lugar en la curiosidad global. ¿Cuánto sabemos sobre la historia de nuestra especie? ¿Y por qué es un error decir que «descendemos de los monos»?

En esa publicación recuerdan algunos datos que son interesantes tener en cuenta, y es un elemento tan interesante que se lo traemos a colación en este instante.

No descendemos de los monos. Los humanos modernos, la especie Homo sapiens sapiens, no evolucionó de los monos, sino que comparte un ancestro común con ellos.

«Un error muy común es pensar que ‘descendemos de los monos’. Ese error hace que mucha gente niegue la teoría de la evolución», explicó el paleoantropólogo español José María Bermúdez de Castro.

«Para empezar, es mejor afirmar que somos una especie más del orden primates», dijo el coordinador del Programa de Paleobiología del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana de Burgos y codirector del proyecto de investigación y excavaciones en los yacimientos de la sierra de Atapuerca, España.

Este linaje de primates «comienza su historia evolutiva hace unos siete millones de años. En ese tiempo, un ancestro común con los chimpancés divergió en dos linajes diferentes, seguramente por cuestiones climáticas».

«El linaje que dio lugar a los chimpancés, Pan paniscus y Pan troglodytes, se quedó en el oeste de África. El linaje que a la postre dio lugar a la humanidad actual evolucionó en el sur y este de África».

Bermúdez de Castro agregó que compartimos cerca del 99 por ciento de nuestros genes con los chimpancés, pero la diferencia (aproximadamente de 1,2 por ciento) es importante, puesto que tenemos de 20 mil a 25 mil genes operativos.

Por demás, «Eres un 43 por ciento humano según las estimaciones más recientes, si cuentas todas las células», señaló en 2018 el profesor Rob Knight, de la Universidad de California en San Diego.

Si pensamos en términos genéticos, las cifras son aún más sorprendentes. Microbiólogos de la Escuela de Medicina de Harvard y del Centro Joslin de Diabetes analizaron el ADN de unas tres mil 500 muestras de la boca e intestinos.

Los resultados del trabajo, publicado este año en la revista Cell Host & Microbe, indican que había cerca de 46 millones de genes bacterianos, 24 millones en el microbioma de la boca y 22 millones en los intestinos.

Pero la lista de argumentos es mucho más larga, pues: Estamos llenos de vestigios evolutivos. Nuestra especie surgió hace unos 300 mil años, y  No hemos dejado de evolucionar. Por lo tanto, los estudios sobre nuestros orígenes también están en constante evolución.
mem/rfc

también te puede interesar