Ciencia y Tecnología

Tecnología, agua potable y aire

La tecnología se ocupa de todas las esferas de la vida humana, algunas muy útiles e imprescindibles

Tecnologia-agua-potable-y-aire
Agua potable |

Oliverio Celaya |

Tecnología y agua potable se dan la mano ahora con una curiosidad que reflejan los medios de prensa en el sentido de obtener el preciado líquido del aire, algo que es prácticamente increíble pero ahora sale a la palestra.

Para los estudiosos, todo el aire, desde los desiertos áridos hasta las ciudades húmedas, contiene vapor de agua.

Según se estima, en todo el planeta, el aire húmedo contiene 12 mil 900 kilómetros cúbicos de agua, una cifra superior a los 11 mil 600 kilómetros cúbicos que conforman el cauce del Lago Superior, el más grande de América del Norte, y que los dos mil 700 kilómetros cúbicos del Lago Victoria, el más grande de África.

Pero no estamos hablando de nubes, sino de la humedad del aire que respiramos, que reaparece como las gotas de agua que suda una lata de refresco frío o el rocío de la mañana sobre el césped.

Existe entonces en la actualidad una carrera tecnológica por cosecharla como agua apta para beber. Si los dispositivos emergentes de “agua del aire” (WFA por sus siglas en inglés) lo consiguen, eso sería un gran avance en el camino para resolver los problemas mundiales de agua dulce.

Para 2025, se estima que dos tercios de la población mundial (que crece rápidamente) vivirán en condiciones de grave estrés hídrico.

Ya hay dos mil 100 millones de personas que viven sin agua potable. A los más pobres del mundo se les está cobrando de más por agua que saben que es insegura, pero no tienen más opción que bebérsela.

El agua contaminada causa medio millón de muertes por diarrea cada año. Mientras tanto, en los países más ricos (donde se consume más agua que en los pobres debido a la agricultura intensiva y la industria) el agua de los acuíferos subterráneos y cuencas está mermando a un ritmo mayor que el de reposición.

Incluso, en la ciudad de Flint, en Estados Unidos, se detectó materiales radiactivos, arsénico y plomo en el agua de caño. Los consumidores de clase media están recurriendo al agua embotellada.

En esa cuerda, el mercado de agua embotellada creció 10 por ciento por año desde 2013, llegando a 391 mil millones de litros vendidos en 2017 (eso es más que 150 mil piscinas olímpicas).

Es por ello que obtener agua del aire no es un concepto muy novedoso, puede que tengas en casa un deshumidificador que haga precisamente eso. Pero el agua que capta no está limpia, no contiene los materiales que necesitamos y requiere una energía excesiva para abastecer una casa y menos aún una comunidad.

El vapor de agua que entra en un WFA se condensa en un serpentín refrigerante de la misma forma, pero una vez recogido, es filtrado, esterilizado por una luz ultravioleta, mineralizado y almacenado en un tanque de calidad alimentaria, lista para beber.

Roland Wahlgren, un consultor canadiense especializado en agua, mantiene un directorio actualizado de las últimas innovaciones en WFA en su página web Atmoswater.com.

De las 71 compañías activas de su base de datos, 64 están dedicadas a la refrigeración mecánica, lo que la hace la tecnología dominante en el mercado.

La empresa india WaterMaker vende una variedad de modelos que van desde unos pequeños hasta otros del tamaño de un camión “ideales para pueblos o comunidades cerradas”.

Son diversas las versiones para este propósito, pero lo que sí está claro es que tales proyectos están en marcha, para ratificar el satisfactorio empleo de tecnologías en la ayuda al ser humano.
mem/rfc

también te puede interesar