Ciencia y Tecnología

¿Se puede vivir en la luna?

La idea de colonizar otros lugares del espacio no es solo romántica, sino que tiene un aspecto absolutamente práctico

foto
|

B. García |

El desarrollo geológico y biológico de nuestro planeta ha permitido el surgimiento de un suceso extraordinario: la vida, que en su evolución alcanzó formas de organización superiores, como es el caso del ser humano. El hombre necesita condiciones esenciales para poder vivir: agua, oxígeno, atmósfera.

Infelizmente, la realidad en la Luna es poco optimista. Echemos una ojeada a sus condiciones:

– Se cree que exista algo de agua que puede ser hallada con una búsqueda avanzada, pero nunca sería suficiente para mantener la vida humana.

– Cuando vemos astronautas en la Luna vestidos con trajes especiales, que tienen adaptados tanques de oxígeno, no lo hacen por gusto: en este satélite no hay aire respirable.

– Como si no bastaran los dos puntos anteriores, la Luna no tiene una atmósfera tan especial como la de la Tierra, que nos protege de los cambios de temperatura y las radiaciones. De hecho, no hay atmósfera en lo absoluto y, gracias a ello, hay demasiado calor o demasiado frío.

– Y por último, la gravedad de la Luna es una sexta parte de la de la Tierra, algo para lo cual nuestro organismo no está adaptado.

Dado que las condiciones para la subsistencia humana y las condiciones lunares no coinciden, podríamos simplemente concluir que el ser humano no puede vivir en la Luna.

La idea de colonizar otros lugares del espacio no es solo romántica, sino que tiene un aspecto absolutamente práctico: la necesidad real de contar con alternativas para emigrar en caso de catástrofes de la humanidad.

Así pues, los científicos no han dejado de pensar en soluciones posibles para que el hombre pueda vivir en la Luna. Lo primero es focalizar aquellos factores que habría que garantizar allí para tener éxito en la colonización. Estos serían los retos:

-Aire respirable: Tener aire respirable es, al parecer, un reto factible. En la Luna no hay atmósfera respirable, mas sí existe oxígeno en sus suelos. Mediante calor y electricidad se podría extraer, y climatizar los refugios.

-Agua: El agua es el reto más difícil de todos. Hasta hace poco se creía que no existía tal líquido, pero las últimas investigaciones señalan que en el polo sur de la Luna hay agua soterrada en forma de hielo. Lo ideal es extraerla, aunque el proceso es bastante complicado.

En caso de no poderse realizar, los científicos han pensado en importar hidrógeno de la Tierra y hacerlo reaccionar con el oxígeno extraído para obtener agua. Como el por ciento de oxígeno en este compuesto es mayor, sería la vía más barata.

-Alimentos: La idea sería cultivar plantas en los suelos lunares para obtener alimento. La mejor solución es entonces importar de la Tierra los minerales y químicos necesarios para las cosechas.

-Refugios: En los primeros periodos de estancia en la Luna, los refugios podrían ser construcciones inflables traídas desde la Tierra.

-Electricidad: Las mejores alternativas para obtener electricidad serían la energía solar y la energía nuclear.

La ciencia debe resolver todavía algunos aspectos puntuales para que cada uno de los factores antes descritos puedan ejecutarse, pero es una limitación temporal dado el avance exponencial de los descubrimientos científicos y de la tecnología espacial. Los expertos muestran optimismo respecto a estas conquistas.

Sin embargo, estas soluciones ―imprescindibles para vivir en la Luna―, implicarían una inversión económica considerable. De resolverse el problema del financiamiento, es enteramente posible que una colonia humana se construya en la Luna y podamos vivir allí. Pero lo financiero, lamentablemente, no pertenece al universo de las ciencias.

Mel/Bga

también te puede interesar