Ciencia y Tecnología

Verdadera historia del avión

El sueño del hombre de volar se remonta a tiempos remotos

El sueño del hombre de volar se remonta a tiempos remotos
El sueño del hombre de volar se remonta a tiempos remotos |

B. García |

El sueño de volar se remonta a la prehistoria. Muchas leyendas y mitos de la antigüedad cuentan historias de vuelos como el caso griego del vuelo de Ícaro. Leonardo da Vinci, entre otros inventores visionarios, también diseñó un “avión”, en el siglo XV.

Con el primer vuelo realizado por François de Rozier y el marqués d’Arlandes, en 1783, en un aparato más liviano que el aire, un globo de papel lleno de aire caliente, el mayor desafío pasó a ser la construcción de una máquina más pesada que el aire, capaz de alzar vuelo por sus propios medios.

Años de investigaciones por muchas personas ansiosas de conseguir esa proeza, generaron resultados débiles y lentos, pero continuados.

El 28 de agosto de 1883, John Joseph Montgomery fue la primera persona en realizar un vuelo controlado con una máquina más pesada que el aire, un planeador.

Otros investigadores que hicieron vuelos semejantes en aquella época fueron Otto Lilienthal, Percy Pilcher y Octave Chanute.

Sir George Cayley, quien sentó las bases de la aerodinámica, desde 1803 ya construía y hacía volar prototipos de aeronaves de ala fija. En 1853, consiguió construir un exitoso planeador con capacidad para transportar pasajeros aunque debido a que no tenía motores no podía ser calificado de avión.

El primer avión autopropulsado de la historia en funcionar fue creado por el francés Clément Ader. El 9 de octubre de 1890, con su Éole, consiguió despegar y volar 50 metros.

Dos años después, repitió la hazaña con el Avión II volando 200 metros, y en 1897 logró volar una distancia de más de 300 metros.

El brasileño Santos Dumont fue el primer hombre en despegar a bordo de un avión impulsado por un motor aeronáutico. Algunos países consideran a los hermanos Wright como los primeros en realizar esta hazaña, debido al despegue que realizaron el 17 de diciembre de 1903, que duró 12 segundos con un recorrido de 36,5 metros.

No obstante, Santos Dumont fue el primero en cumplir un circuito preestablecido, bajo la supervisión oficial de especialistas en la materia, periodistas y ciudadanos parisinos.

El 23 de octubre de 1906 voló cerca de 60 metros a una altura de dos a tres metros del suelo con su 14-Bis, en el campo de Bagatelle, en París.

Antes de Dumont y los hermanos Wright, Gustave Whitehead, otro importante pionero de la aviación, ya había logrado volar sus modelos 21 y 22 desde 1899 en Connecticut.

Tanto el modelo número 21 como el número 22 eran monoplazas, el primero impulsado con un motor de15kW y el segundo con un motor de 30kW. El motor aceleraba las ruedas delanteras para adquirir la velocidad de despegue y el piloto cambiaba la fuerza hacia las hélices. De esta forma se evitaba el mecanismo de catapulta necesario en el modelo de los hermanos Wright.

En 1911 apareció el primer hidroavión gracias al estadounidense Glen H. Curtiss; en 1913 el primer cuatrimotor, el “Le Grand”, diseñado por el ruso Ígor Sikorski; y en 1912, Juan Guillermo Villasana creó la hélice Anáhuac, fabricada de madera.

Tras la Primera Guerra Mundial, los ingenieros entendieron, que el rendimiento de la hélice tenía su límite y comenzaron a buscar un nuevo método de propulsión para alcanzar mayores velocidades.

En 1930, Frank Whittle patentó sus primeros motores de turbina de compresor centrífugo y Hans von Ohain hizo lo mismo en 1935 con sus motores de compresor axial de turbina.

En Alemania, el 27 de agosto de 1939 despega el HE-178 de Heinkel que montaba un motor de Ohain, realizando el primer vuelo a reacción pura de la historia.

Mel/Bga

también te puede interesar