Ciencia y Tecnología

¿Cuál será la próxima gran tecnología móvil?

El inventor del teléfono móvil parece tener la respuesta entre manos

Martin Cooper
Martin Cooper, inventor del teléfono móvi |

Redacción Central |

Los teléfonos móviles han cambiado las formas de comunicación de la humanidad para siempre. De transmisores y receptores de voz, hoy son potentes aparatos que, desde nuestras manos, son capaces de contener una buena parte de nuestra vida en formato digital.

Empero, los móviles tienen una desventaja: necesitan funcionar con baterías todo el tiempo, y las múltiples funcionalidades que han incorporado lo único que hacen es consumir “el jugo” de las mismas mientras más los usemos.

Por eso es que el estadounidense Martin Cooper, creador del primer teléfono móvil, se encuentra enfrascado en el proyecto Energous, destinado a convertir las ondas de radio en energía y así cargar las baterías.

Con la informatización de las sociedades, y la aparición de los “wearables”, dispositivos que llevamos encima, como los relojes o gafas “inteligentes”, no es difícil imaginar que a la vuelta de unos años tendríamos que estar cargando unos cuantos equipos diariamente.

¿Qué tal si desde la distancia, los equipos estuvieran todo el tiempo energizados y jamás se acabase su batería?

Esa es la intención de Coopera y su equipo. Energous recién recibió la aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos para la creación del Miniature WattUp, un minitransmisor capaz de alimentar aparatos auditivos, pequeños dispositivos médicos y otros equipos inalámbricos diminutos, que por el momento tiene que estar en contacto directo con ellos.

Se trata de la primera fase del desarrollo, a la que seguirá una tecnología que permitirá cargar pequeños aparatos situados a unos pocos centímetros de distancia. Con el tiempo, podrán ampliarse las longitudes para recibir cargas de forma inalámbrica.

A esto se suman los esfuerzos de otras compañías que están desarrollando sus propias soluciones para la alimentación eléctrica sin cables, como Wi-Charge, que estudia la recarga de aparatos mediante láseres, y U-Beam, que investiga el campo de las ondas sonoras.

La carga inalámbrica y desde la distancia, usando “el aire” para transportar la energía, podría no estar muye lejos, y presupone otra ventaja: un adiós a los molestos cables.
mem/ale

también te puede interesar