Ciencia y Tecnología

¿Por qué debemos decir NO al grooming? (II Parte)

El grooming ¿una práctica legal?

Grooming
|

Manuel Segovia |

Ya sabemos qué es el grooming. Pero ¿cómo afecta al niñ@ esta práctica? Básicamente el daño es moral, aunque puede llegar al daño físico.

El proceso puede durar semanas o meses y suele pasar por varias fases en dependencia de las circunstancias y de la víctima. En algunos casos el adulto, a través de internet, simula ser otro niño o niña; y va obteniendo datos  del menor tales como lugar de residencia, ubicación de la escuela, personas con las que convive, gustos, etc.

Luego utiliza tácticas de seducción, provocación o envía imágenes de contenido pornográfico para conseguir que el menor se desnude o realice actos de naturaleza sexual.

Al tener estas imágenes comienza el acoso y el chantaje para obtener más material pornográfico  y, a veces, lograr  contacto físico y abusar sexualmente de él

Organizaciones internacionales, como el Fondo de naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) a través de su Centro de Investigación Innocenti (CII) ha desarrollado estudios sobre el tema y propuesto regulaciones para impedir y combatir el grooming y sancionar a quienes lo practiquen.

Además ha hecho públicas unas recomendaciones a padres y niños, como rechazar cualquier mensaje de tipo sexual o pornográfico; usar perfiles privados; no publicar fotos propias o de amigos en lugares públicos; no aceptar a desconocidos en tus redes sociales; no ceder ante el chantaje en caso de existir acoso.

Algunos datos del informe de CII son: la cifra de imágenes de menores abusados en Internet es de varios millones. Los niños que aparecen en estas imágenes superan las varias decenas de miles.

La mayoría de las imágenes son de niñas menores de 10 años, de raza caucasiana; y aumenta la tendencia a disminuir la edad.

Cada vez hay más sitios web donde encontrar este tipo de imágenes (Créanme que el buscador Google te remite inmediatamente a decenas de páginas de pornografía infantil).

Es preocupante cómo entre los menores aumenta la adicción a la pornografía y como éstos intentan reproducir estereotipos femeninos adultos de la pornografía.

Cada vez son más los menores de edad y adolescentes que están publicando sus propias fotos  de desnudos o en poses sexuales. Es lo que se llama sexting.

Los padres no están en capacidad de vigilar el uso que le dan sus hijos a la Internet, con la agravante de que cuando los menores sufren  algún tipo ciberacoso o grooming generalmente buscan apoyo en otros niños y no en sus mayores.

Apartándonos del informe, debemos tener en cuenta algunos aspectos psicológicos que pueden afectar a la víctima del grooming. A veces éstas sienten vergüenza y se sienten cómplices de lo sucedido, por lo que muchas veces no denuncian el hecho y hasta lo niegan.

En algunos casos  el menor llega a percibir al abusador como su novia o novio, dependiendo emocionalmente de él (ella). Cuando la víctima no cuenta con el debido soporte familiar y social es más vulnerable y está más expuesta a este tipo de acto.

En ocasiones ni siquiera se enteran de que han sido víctimas de grooming y muchas veces no sólo sufren en silencio el abuso, sino también el temor de que se haga público y que esto ocasione daños morales a sus seres queridos.

Veamos ahora cómo la legislación  enfrenta este fenómeno. Algunos países han modificado sus leyes introduciendo acápites para castigar a quienes se dediquen a esta práctica.

Alemania, Nicaragua, Bolivia, Canadá, Costa Rica, Australia, Chile y España son de los que ya cuentan con ellos; sin embargo en otros países aún debaten en los Congresos y Cámaras de Diputados acerca de ello.

Básicamente se pretende acabar con la impunidad de los abusadores, impedir que aparezcan nuevos, reducir la disponibilidad de material nocivo en Internet y promover la recuperación psicológica de las víctimas de abuso.

Para la elaboración y adecuación de la legislación vigente en cada país, se toman como base la Convención sobre los Derechos del Niño, de 1989, el Protocolo Opcional de la Convención sobre los Derechos del Niño acerca de la venta de niños, la prostitución infantil y la pornografía infantil (OPSC, 2000) entre otros documentos.

El grooming es ilegal. Es un delito. Y ya veremos a dónde puede llegar.
Mem/ms

también te puede interesar