Ciencia y Tecnología

¿Por qué debemos decir NO al grooming? (I Parte)

El grooming. Qué es.

Grooming
El engaño a través de Internet para ganarse la confianza de un menor fingiendo empatía para poder abusar de él sexualmente se llama GROOMING |

Manuel Segovia |

En la Internet hay de todo. El agua, la electricidad, la energía atómica, los aviones, el automóvil, la caldera de vapor… Es interminable la lista de inventos y descubrimientos que han intervenido en el desarrollo de la Humanidad, por útiles.

Por ahora, parece que quien redacta este artículo no tiene una idea clara de lo que quiere decir. Bien, nadie discute acerca de los beneficios de la lista antes mencionada.

Pero, ¿quién desconoce los fatales accidentes donde cientos de seres humanos han perdido la vida como el Tsunami de Japón, el desastre de Chernóbyl, la desaparición del vuelo de Malaysia Airline y otros tantos en automóviles y trenes?

Nada es absolutamente bueno o malo. Por eso lo de Internet donde, repito, hay de todo. Bueno y malo. A priori siento la base de que sólo el verdadero conocimiento y el adecuado control sobre los procesos son capaces de magnificar los beneficios y minimizar los perjuicios. No sería bueno satanizar de pronto a la red de redes.

A todo aquel que pueda conectarse a ella, Internet da la posibilidad de investigar, conocer, husmear, escuchar y ver acerca de cuanto tema divino o terrenal se le ocurra.

Genios y morones, tímidos y osados, héteros y homos, probos y deshonestos, puros e impuros, y más, todos tienen la puerta abierta al mejor de los inventos de finales del siglo XX.

Y dicho esto, asumimos que los menores de edad navegan en la Internet buscando los temas de su interés. El “título” de “menor de edad” varía según la región, el país, el grupo social, la creencia y hasta la propia familia. Independientemente de ello, existen normas y leyes para su protección y desarrollo aunque a veces no se cumplan.

En el otro lado está una serie de adultos, que a mí me gusta llamarlos descerebrados, aunque otros prefieran nombrarlos como delincuentes, pervertidos, proxenetas, criminales, pedófilos, pederastas o enfermos mentales.

Estos adultos a los que me refiero son los que utilizan la Internet, sabiendo que los menores de edad también acceden a ella, para contactarlos, hacerse amigos de ellos mediante engaño o sutilezas, y llevarlos al punto de que, sin saberlo, son utilizados para obtener satisfacción sexual.

La satisfacción sexual del adulto puede ser obteniendo imágenes o vídeos del menor desnudo  o realizando actos sexuales.

El engatusamiento o sutil engaño a través de Internet para ganarse la confianza de un menor fingiendo empatía, cariño y creando una conexión emocional con el mismo con el fin de disminuir sus inhibiciones para poder abusar de él sexualmente se llama GROOMING.

Así, pues hermano, hermana, ya sabés qué es, y es obvio por qué debemos combatirlo, y estar atentos a las relaciones que establecen nuestros hijos a través de Internet. No prohibir, sino controlar. Seguiremos hablando de este fenómeno, que puede traer consecuencias fatales, en el próximo trabajo.
noa/ms

también te puede interesar