Ciencia y Tecnología

Las ondas gravitacionales sí existen

Científicos confirmaron esa predicción como parte de la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein, lo que ayudará a comprender el origen del universo

ondas
Confirman existencia de las ondas gravitacionales, lo cual predijo Albert Einstein |

Redacción Central |

Un equipo de físicos de Estados Unidos confirmó la existencia de las ondas gravitacionales, lo cual predijo Albert Einstein como parte de su Teoría General de la Relatividad de 1915.

Este paso adelante marca el nacimiento de un dominio enteramente nuevo de la astrofísica, comparable al momento en que Galileo apuntó por primera vez su telescopio hacia el cielo en el siglo XVII, aseguró France Córdova, directora de la Fundación Nacional Estadounidense de Ciencias (National Science Foundation).

Añadió que esta nueva mirada sobre la inmensidad celeste permitirá profundizar nuestra comprensión del cosmos y conducir a descubrimientos inesperados.

Durante numerosos años, los investigadores habían intentado, sin éxito, detectar estas ondas que muestran cómo los objetos hacen que el espacio-tiempo se curve.

Finalmente el pasado 14 de septiembre fueron detectadas por los instrumentos de dos laboratorios del Observatorio Avanzado de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales, conocido como LIGO.

Explicaron los expertos que las ondas captadas vienen de la colisión de dos agujeros negros, uno 29 veces más grande que el Sol y el otro con un tamaño 36 veces mayor, los que crearon un nuevo agujero 62 veces la masa de nuestra estrella solar.

La teoría de Einstein señala que todos los cuerpos en movimiento emitimos estas ondas que, de la misma forma que una piedra afecta el agua donde cae, producen perturbaciones en el espacio.

En síntesis, las ondas gravitacionales, creadas a raíz del Big Bang, hace alrededor de 13.800 millones de años, son pequeñas deformaciones en el tejido del espacio-tiempo que recorren todo el Cosmos.

Por ejemplo, si imaginamos que el Universo es una cama elástica, al arrojar sobre ella una pluma, no pasará nada, pero si lanzamos un balón de baloncesto, el tejido se curvará por el peso. Como indica la teoría general de la relatividad de Einstein, la materia dice al espacio y al tiempo cómo curvarse.

No obstante, esa deformación no siempre se queda cerca del cuerpo masivo, sino que se puede propagar a través del universo, al igual que las ondas sísmicas se propagan en la corteza terrestre.

La diferencia entre las ondas gravitacionales y las  sísmicas es que pueden viajar en el espacio vacío a la velocidad de la luz.

Científicos consideran que este es uno de los descubrimientos científicos más grandes de nuestro tiempo pues contribuirá a llenar un gran vacío en la comprensión del origen del universo.

Además, muchos coinciden en que comienza una nueva era de la astrofísica, en la que será posible ver el universo a través de la gravedad y no a través de la luz.

A partir de ahora podría haber mapas de ondas gravitacionales. Gracias a esto, se podría medir mejor la aceleración del universo o medir distancias gigantescas con mayor precisión, señaló el astrofísico español José Fernández Barbón.
mem/ele

también te puede interesar