Ciencia y Tecnología

¿Clave para la inmortalidad? Congelan con éxito el cerebro de un conejo

El éxito de este procedimiento es un paso importante dentro de la criogenia, una técnica de preservación que podría alargar la vida humana

Cerebro congelado
Cerebro congelado | Newsweek

Redacción Central |

No pocas veces hemos visto en teleseries o películas de ficción cómo alguien es congelado para preservar su vida durante años o antes de emprender un viaje interestelar.

Esta avanzada ciencia, que se conoce como criogenia, todavía no es viable, y muchas veces los experimentos han resultado desastrosos. Sencillamente, la congelación de cualquier cosa viva, además de preservarla, la mata.

Pero científicos del 21st Century Medicine (21CM), en Estados Unidos, han logrado preservar con éxito el cerebro de un conejo. Se trata de un gran avance, pues el primer órgano primario de un mamífero que logra pasar esta prueba.

Así, indica la revista Newsweek, el estudio podría haber iniciado un camino para que en el futuro los cerebros humanos congelados puedan regresar a la vida.

La técnica utilizada por los científicos del 21CM se llama criopreservación aldehído-estabilizada, y consiste en rellenar con productos químicos el sistema vascular cerebral, en este caso el de un conejo, para dejarlo congelado a -135 grados Celsius.

Durante este proceso las membranas celulares, las sinapsis y las estructuras intracelulares permanecieron intactas. Se trata de la primera vez en la que un procedimiento como este ha demostrado ser capaz de proteger a todas las zonas del cerebro asociadas con el aprendizaje y la memoria.

Los hallazgos han sido reconocidos por la Fundación de Preservación Cerebral, que ha otorgado a este centro el premio de preservación de cerebral de pequeños mamíferos.

«Este resultado responde directamente a las críticas escépticas y científicas en contra de la criónica, según las cuales no se conserva el delicado circuito sináptico del cerebro», afirmó el neurocientífico Kenneth Hayworth, jurado del concurso.

Durante décadas los científicos han soñado con ser capaces de conservar a los seres vivos, especialmente los humanos con enfermedades terminales. Si la técnica llega a ser exitosa, podrían ser puestos “en espera” aquellas personas con enfermedades sin cura, y esperar a que esta aparezca para “retornar” a la vida.
mem/ale

también te puede interesar

Con La Paz No Se Juega

Proclama Con La Paz No Se Juega!

Las Familias Cristianas de esta Nicaragua, Bendita y Siempre Libre, nos pronunciamos en total rechazo y repudio a esos sectores que manipulan, en un...