Ciencia y Tecnología

2015 fue un año excelente para la arqueología

Desde una nueva especie humana hasta una cámara secreta en la tumba de Tutankamón, el pasado año destacó por descubrimiento singulares

arq
Arqueología |

Redacción Central |

El año 2015 fue excelente para la arqueología, que realizó descubrimientos importantes en muchos aspectos, destacó este viernes The National Geographic.

Uno de los mayores hallazgos fue el realizado por el egiptólogo Nicholas Reeves, quien con un escáner láser en la tumba de Tutankamón detectó lo que parecían ser dos puertas inexploradas que conducían a sendas cámaras selladas. La exploración inicial y la termografía infrarroja sugirieron la presencia de espacios vacíos, lo que apoyaría la hipótesis. El científico cree que detrás de una de las paredes se escondería la cámara funeraria de la legendaria reina egipcia Nefertiti, la cual nunca ha sido encontrada.

En Centroamérica, investigadores se adentraron en la espesa selva tropical de Honduras donde confirmaron el hallazgo de una cultura prácticamente desconocida para la civilización que habitó en la región de Mosquitia hace un milenio. De momento, solo han comenzado a inspeccionar una de las ciudades identificadas, que cuenta con plazas, esculturas de piedra y una pirámide de tierra, pertenecientes a la misteriosa cultura precolombina. Este año el equipo planea regresar para continuar con la investigación.

Por otro lado, al hombre mismo le encontramos otro pariente cuando el el paleoantropólogo Lee Berger confirmó oficialmente el descubrimiento en Sudáfrica de una nueva especie del género Homo, bautizada ‘Homo naledi’. Los fósiles de más de 15 personas fueron descubiertos inicialmente por espeleólogos en 2013, en una cámara poco accesible de la cueva Rising Star, cerca de Johannesburgo.

El hallazgo está envuelto en controversia y plantea muchas preguntas. Entre ellas figura la inexplicable combinación de características muy primitivas con los elementos más modernos en su fisiología, y se cree que habrían vivido hace más de dos millones de años.

En Estados Unidos, los científicos lograron identificar cuatro cuerpos hallados hace un lustro en Jamestown, Virginia, que pertenecen a personas que habitaron en el primer asentamiento inglés en América.

Los cuerpos pertenecen al capitán Gabriel Archer, miembro del primer consejo de gobierno de la colonia; el reverendo Robert Hunt, primer capellán de Jamestown; Sir Ferdinando Wainman, un maestro de la ordenanza para la fortaleza Fort James; y el capitán William West, un pariente de Wainman.

Los cuatro hombres desempeñaron un papel importante en el desarrollo de la primera colonia británica en EE.UU. y la fundación de Estados Unidos tal como la conocemos hoy, aseguran científicos.

The National Geographic destacó además el hallazgo en el sudoeste del Peloponeso de una tumba intacta perteneciente a un guerrero rico, quien murió en sus treinta y fue enterrado en Pilos, alrededor del año 1.500 a.C. El cuerpo está rodeado de unos mil 400 objetos valiosos, incluyendo una espada de bronce, una gran colección de anillos de oro, piedras preciosas, sellos y jarrones de bronce.

Los arqueólogos quedaron sorprendidos por la cantidad de objetos funerarios tradicionalmente “femeninos” enterrados con el guerrero, incluyendo peines, perlas y un espejo. Según afirman, este hecho «desafía la creencia común de que las joyas eran enterradas únicamente con mujeres ricas».

Casi al finalizar el año el Galeón San José, hundido frente a las costas de Colombia en 1708, fue encontrado. Este podría ser el más valioso descubrimiento de un naufragio de todos los tiempos, pues la nave está cargada con mil millones de dólares en metales preciosos y joyas.

El insólito hallazgo ha desatado una batalla legal entre Colombia, Estados Unidos y España, que se disputan la propiedad del botín.
mem/ale

también te puede interesar