Ciencia y Tecnología

El Niño ya es tan intenso como en 1997

Este fenómeno climatológico ha creado un caos en la Tierra, afirma la NASA, que advierte su sucesión por la llegada de La Niña en 2016

El niño
La acumulación de calor en los mares atrae nubes y multiplica las tormentas, como sucedió en América Latina en 1997 y sucede en la actualidad | NASA

Redacción Central |

La intensidad del actual fenómeno El Niño es tan alta que ya se asemeja a lo vivido en la temporada 1997-1998, lo que ocasiona un caos climático en la Tierra, afirmó en un comunicado la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

En el texto, la entidad dijo que El Niño no muestra signos de debilitamiento. Por el contrario, ha causado que las alturas de la superficie del mar son inusualmente altas en todo el Pacífico ecuatorial, símbolo de un fenómeno de grandes proporciones. Alturas superiores a las normales en la superficie del mar son una indicación de una gruesa capa de agua caliente.

Lo anterior fue confirmado por una imagen satelital del pasado 27 de diciembre que es similar a la tomada por la NASA el 28 de diciembre de 1997.

El Niño se activa cuando los vientos alisios, que soplan hacia el oeste en el Pacífico se debilitan o incluso se producen en sentido inverso, lo que provoca un calentamiento dramático de la capa superior del océano en el Pacífico tropical central y oriental. Las nubes y las tormentas siguen el agua tibia, bombeando calor y alta humedad a la atmósfera suprayacente. Estos cambios alteran los caminos de la corriente en chorro y afectan a las rutas de las borrascas en todo el mundo, indica la NASA.

Este año el fenómeno climático causó una redistribución de las capas de agua caliente y fría en todo el Pacífico, lo que provocó menos lluvias en Asia, lo que incrementó la ocurrencia de incendios forestales devastadores, sobre todo en Indonesia.

El Niño también está implicado en las olas de calor que azotaron India, así como en una bajada del nivel del mar de las islas del Pacífico, decoloración de los corales que está dañando los arrecifes, sequías en África del Sur, inundaciones en Suramérica y una temporada de huracanes sin precedentes en el Pacífico tropical oriental. En todo el mundo, la producción de arroz, trigo, café y otros cultivos ha sido duramente golpeada por la sequía y las inundaciones, lo que lleva a precios más altos para 2016.

Científicos de la NASA advirtieron que para julio y agosto del próximo año la desaparición de El Niño podría verse sucedida de la llegada de La Niña, lo que provocará el efecto climático contrario. Así, los vientos alisios serían más fuertes, y el agua fría que normalmente existe en las costas de América del Sur se extiende hasta el Pacífico ecuatorial central.

Episodios de La Niña cambian los patrones climáticos globales y se asocian con menos humedad en el aire sobre las aguas oceánicas más frías. Esto se traduce en menos lluvias en las costas de Norte y Suramérica y a lo largo del Pacífico central y oriental, y más en el Pacífico Occidental.
ros/ale

también te puede interesar