Ciencia y Tecnología

La felicidad la tenemos en los dedos

La afirmación se basa en los datos que revela la dactiloscopia, ciencia que estudia las yemas de los dedos del ser humano

La felicidad de las yemas de los dedos
La felicidad de las yemas de los dedos |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Un sistema biotecnológico ideado por científicos rusos asegura que la felicidad del ser humano no está en las palmas de las manos como se afirmaba, sino en las yemas de los dedos, ya que son sus relieves los que permiten conocer el potencial y el destino de cada persona.

Un equipo médico encabezado por el especialista Ígor Spiridónov, director del Centro de Tecnología Biométrica de la Universidad Técnica Báumanskaya de Moscú, llegó a esa conclusión a través de un estudio realizado con un sistema biométrico, llamado «Malajit» (Malaquita).

Ese sistema se basa en la dactiloscopia, la ciencia que estudia las yemas de los dedos del ser humano, los cuales presentan pliegues y dibujos epidérmicos que son intransferibles e irrepetibles.

El estudio coincide con el realizado por los investigadores soviéticos a finales del siglo pasado, durante el cual utilizaron las características individuales de las crestas papilares de las yemas de los dedos para determinar las singularidades de cada persona.

Según el profesor Spiridónov desde que la persona nace hasta que muere, esas características no cambian y aparecen alrededor de las semanas 12, 14 y hasta la 16 de desarrollo uterino del feto, junto al sistema nervioso.

Numerosos estudios llevaron a los investigadores a confirmar que en la yema de los dedos tenemos el código de la programación de nuestros reflejos y el funcionamiento de los órganos vitales.

Asimismo las yemas presentan elementos de nuestra capacidad de adaptación, los conocimientos que recibimos del exterior y la capacidad de ser complementarios, indicó el especialista.

Agregó que bastan cinco minutos para digitalizar las huellas de los 10 dedos de las manos de una persona, analizar su forma y característica y emitir un veredicto sobre sus capacidades y predisposiciones naturales.

Por su parte Natalia Gogúlina, asistenta del catedrático  señaló que el dibujo es muy nítido y que el tiempo depende de la calidad de las yemas. Por ejemplo en la gente que trabaja con las manos no se aprecia. Sin embargo a los niños se les ve muy bien, en cambio a los ancianos se les deteriora con los años.

Los especialistas rusos afirman que el sistema biotecnológico permite analizar los parámetros de las huellas dactilares y estudiar las clases de cresta, los tipos de relieve y las asimetrías, entre otros datos.

Los resultados se desglosan en diez singularidades personales, como la capacidad analítica y sociabilidad, comunicación y capacidad de oratoria, reacción y coordinación, resistencia y predominio, conflictividad e introversión-extraversión.

Como este sistema saca a la luz la predisposición natural de la persona, sería recomendable introducirlo en las escuelas, lo que permitiría al profesor personalizar la educación de sus alumnos, destacó Spiridónov.

también te puede interesar