Ciencia y Tecnología

Innopolis, la ciudad de la innovación

Inauguran en Rusia primera urbe dedicada totalmente a la tecnología, la ciencia y la investigación

Rusia inaugura Innopolis ciudad de la tecnología y la ciencia
Rusia inaugura Innopolis ciudad de la tecnología y la ciencia | RT

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La ciudad de la innovación, o simplemente Innopolis, es el nombre de una nueva urbe construida desde cero en Rusia para dedicarla a la tecnología, la ciencia y la investigación de forma exclusiva.

La urbe se ubica en la República de Tatarstán y es un proyecto iniciado en 2012 por el hoy primer ministro Dimitri Medvédev, cuando puso la primera piedra.

«Estoy convencido de que quienes vayan a trabajar y vivir en Innopolis tendrán una vida estupenda, atractiva, interesante. Todo lo que aquí ocurra será moderno y favorecerá el desarrollo intelectual y tecnológico de nuestro país», consideró el jefe de Gobierno.

A unos 40 kilómetros de Kazán, capital de la República de Tatarstán, Innopolis aún está en fase constructiva y se prevé esté completamente terminada en el año 2050, al menos su diseño inicial. Por ese entonces podría ser competidora directa de Silicon Valley, la región estadounidense que hoy concentra a muchas de las más grandes compañías tecnológicas.

Hasta el momento ya cuenta con 16 edificios y 300 vecinos. La pretensión es que para finales de año cinco mil personas vivan ya en Innopolis, informó RT.

«Este proyecto ha comenzado extremadamente bien. En este momento solo existen uno o dos sitios más como este en el mundo y ahora está pasando aquí porque la voluntad está aquí y la gente está haciendo que pase. Los jóvenes que está estudiando en esta Universidad son muy brillantes y están muy motivados. Es realmente un momento perfecto para ellos», afirmó David Reynolds, profesor de diseño informático de la Universidad de Innopolis.

Karina y Oleg, dos estudiantes rusos de 21 y 22 años, respectivamente, viven y estudian en Innopolis. Estudian ingeniería informática e inteligencia artificial y aseguran que se trata de la mejor experiencia de su vida. Tuvieron que superar pruebas muy duras para acceder al campus y ahora comparten aula con otros jóvenes del país y también de México y Canadá.

«Cuando terminemos nuestros estudios aquí podremos trabajar durante un año y medio en alguna compañía internacional que tenga un convenio con la Universidad y después decidiremos si continuar con ellos o buscar trabajo en otra empresa de tecnología e innovación», explicó Karina. «Cuando acabe quizá comience a trabajar en el centro de investigación de la Universidad o me haga profesor para ayudar a empezar a otros estudiantes», comentó Oleg.

La pretensión de la ciudad es albergar hasta 155 mil personas cuando esté totalmente concluida. Por el momento, las autoridades rusas dan la bienvenida a los nuevos “innopolitanos”.

también te puede interesar