Ciencia y Tecnología

Solar Impulse 2 se acerca a Japón en segundo día de vuelo transoceánico

El revolucionario avión propulsado por células fotovoltaicas salió de China y se dirige a Hawai

Solar Impulse 2
Solar Impulse 2 |

Redacción Central |

El Solar Impulse 2 sobrevolaba el mar de Japón en la noche del domingo al lunes (Hora del Este), poco más de un día después de su despegue en Nankín (China), en la etapa más larga y ambiciosa de su pretendida vuelta alrededor del mundo.

El piloto e investigador suizo André Borschberg, de 62 años, se encontraba el domingo a las 16:00 GMT entre el este de Corea y el oeste de Japón, según un tuit de su equipo de suelo, en el primero de los seis días que debe emplear para llegar a Hawai (Estados Unidos).

Su compatriota Bertrand Piccard, el otro piloto e investigador del Solar Impulse 2, afirmó a la red de microblogging que se trataba del primer vuelo de noche completo, durante el cual el aparato cuenta exclusivamente con sus baterías.

El recorrido de ocho mil 500 kilómetros de Nankín a Hawai podría establecer un récord de duración para un único piloto a bordo, según los organizadores, teniendo en cuenta que la cabina de 3,8 metros cúbicos, despresurizada y sin calefacción, solo le permite estar sentado.

Se trata de la séptima y más larga de las 12 etapas previstas para la vuelta al mundo emprendida por este avión solar gigante, construido en 80 por ciento con fibra de carbono y un peso de 2,5 toneladas. Su antecesor solo fue probado en vuelos locales, en Europa.

El Solar Impulse 2 partió el 9 de marzo de Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) y hasta ahora hizo escala en Omán, India, Birmania y China. El aparato está dotado de alas con una envergadura de 72 metros, tapizadas con más de 17 mil células fotovoltaicas, y sus cuatro motores de cuatro aspas le imprimen una velocidad de entre 50 y 140 kilómetros por hora.

De día, el aparato vuela a una altura de ocho mil 500 metros para recargar las baterías, y de noche desciende a mil 500 metros.

Si se produce algún problema técnico grave en el aparato, el suizo deberá saltar en paracaídas, una caída en pleno océano a centenares de kilómetros de cualquier equipo de salvamento, ya que ningún barco puede seguir al avión lo suficientemente rápido, incluso a su pobre velocidad.

El periplo debe durar en principio cinco meses, con 25 días de vuelo efectivo, antes de regresar a Abu Dhabi.

La expedición, que en un principio provocó la burla de la industria aeronáutica, en la actualidad es seguida con entusiasmo en todo el mundo.

también te puede interesar