Ciencia y Tecnología

El ADN transmite la memoria de nuestros antepasados

Transmite información de experiencias de miedo y de estrés de generación en generación

ADN
ADN |

Redacción Central |

Un nuevo estudio científico descubre que nuestro ADN transmite información de experiencias de miedo y de estrés de generación en generación, publica The Telegraph.

Estamos más cerca de demostrar que la “memoria” de nuestros antepasados sobrevive a través de nosotros, aseguran  Investigadores de la Universidad de Medicina Emory en Atlanta, en Estados Unidos.

La investigación se basó en ratones entrenaron en tener miedo al olor de un cerezo en flor usando shocks eléctricos para impedir que en ese período de entrenamiento pudieran criar.

Una vez que criaron, su descendencia mostró las mismas respuestas de miedo al cerezo en flor, reacciones muy diferente a otros tipos de olores y todo ello sin haberlos experimentado anteriormente.

Las siguientes generaciones mostraron el mismo comportamiento que se mantuvo incluso en los casos de descendencia a través de la inseminación artificial.

Gracias a este método, los investigadores descubrieron cambios estructurales en las áreas que detectan el olor tanto en los cerebros de los ratones entrenados como en los cerebros de sus descendientes, señala la Nature Neuroscience.

El ADN de los animales también presentaba cambios químicos conocidos como epigenetic methylation, en el gen responsable de detectar el olor. Esto sugiere que la experiencia, de alguna manera, se traslada del cerebro al genoma, permitiendo así que esta pase a generaciones posteriores.

Los científicos esperan ahora llevar a cabo más estudios para entender cómo la información llega a ser almacenada en el ADN en un primer momento y también más estudios para saber si lo que ocurre entre ratones se puede trasladar a los seres humanos.

Si esto es así, podríamos estar hablando de explicar muchas de las respuestas “irracionales” del ser humano como las fobias.

Según el diario, el doctor Brian Dias, del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Emory dijo que “desde una perspectiva traslacional, nuestros resultados nos permiten apreciar cómo la experiencia de un padre o madre, incluso antes de concebir, influyen marcadamente ambas la estructura y la función en el sistema nervioso de generaciones siguientes”.

El estudio muestra importantes consecuencias en el entendimiento y en el tratamiento de los miedos y las fobias ya que su origen puede ubicarse más allá, incluso de la fase de embarazo y, aunque muchos terapeutas ya han trabajado con esta realidad.

Avanzando en la misma línea, llega a comprobar que esto también ocurre en humanos, podría llegar a indicar que la reencarnación física de cuerpo a cuerpo, vida tras vida, tal y como ahora mismo todos nos la podemos imaginar, desde nuestra mente limitada, no existe, apunta el rotativo.

Se trata de que cuando el cuerpo muere el individuo no desaparece del todo porque una parte de él se perpetua en la genética de sus descendientes, y no sólo el gen que marca la enfermedad o el rasgo físico, sino aquel que vivió tal experiencia, buena o mala, traumática o feliz, del tipo que sea, agrega Nature Neuroscience.

también te puede interesar