Ciencia y Tecnología

El riesgo del “sexting”

Una práctica muy frecuente entre los jóvenes, que puede traer terribles consecuencias

anti-sexting-ad
|

Redacción Central |

Cualquier  tecnología, descubrimiento o innovación tiene sus “pro” y sus “contra”. Prohibirlas puede traer peores consecuencias que si se regula su uso o se instruye cómo usarlas.

Los teléfonos móviles no escapan de tener bondades y también su lado oscuro. Claro que nos sirven para comunicarnos cuando nos hace falta, también nos ayudan a entretenernos, a orientarnos en el camino, recordar fechas y tareas, despertarnos, grabar momentos de recuerdo. Y llegados al punto de grabar momentos de recuerdo, que pueden ser en video o en fotos, pues sabemos que  últimamente se ha expandido la práctica de los selfies. Hay quienes se dedican a una práctica de riesgo mayor que consiste en enviar una imagen de sí mismo con alto contenido sexual a su pareja o a otra persona. Es el llamado sexting.

Estudios revelan que 8 de cada 10 adolescentes que poseen su propio teléfono móvil hacen este tipo de fotografías que envían por la red móvil o que incluso la suben a internet, colocándolas en la nube.

Las edades oscilan entre los 10 y 16 años , pero no creás que es exclusivo de ellos. Los adultos también se dedican a ello y algunos famosos ya han caído en la trampa. Sus fotos han dado la vuelta al mundo y no importa las demandas en tribunales y cortes. El daño está hecho.

No creás que las imágenes que tenés en tu móvil están seguras. Podés ser víctima de una broma de tus amigos que se apoderen de tu teléfono, o de un robo, extravío. Tampoco debés sucumbir a la falsa necesidad de hacerte notorio, popular, enviando imágenes tuyas en poses que quizás puedan ser comprometedoras en determinado contexto, aunque no sean desnudos o explícitamente eróticas.

Hoy en la red es posible ver el desnudo como algo normal, pero la realidad es bien distinta. No imitar, no querer parecerse a otras personas que precisamente viven de “captar” a incautos que no tienen claro los valores éticos de la convivencia en sociedad. Una imagen que hoy envías a tu ser amado o a alguien de interés, puede mañana convertirse en una imagen “comprometida” que afectará tu desempeño y aspiraciones futuras si se hace de dominio público.

No es para nada divertido, y tampoco es como para correr riesgos si es que la adrenalina o las hormonas te están subiendo. Pensátelo un poco y valora, antes de hacerte una imagen de sexting, en los problemas que te pudiera traer, que va desde la pérdida de privacidad, hasta el deterioro de tu propia imagen, honor, y en algunos casos hasta podés ser víctima de extorsión o chantaje al querer revertir la situación.

Recordá siempre que el sexting sí que es cosa seria.

también te puede interesar