Ciencia y Tecnología

Destacada bióloga afirma que océanos colapsaron en últimos 50 años

Sylvia Earle denunció que el 90 por ciento de los grandes peces ha desaparecido, casi el 40% del fitoplancton que genera oxígeno y captura el carbono se ha ido, lo que perturba el sistema básico de vida del planeta

Mission Blue
Mission Blue |

Redacción Central |

Según la exploradora estadounidense de National Geographic, la bióloga marina Sylvia Earle, en solo 50 años los océanos y la vida marina que se fomentó durante toda la historia humana, literalmente  han colapsado.

Earle lideró al primer equipo de mujeres que trabajó en un laboratorio submarino y hoy suma cerca de 70 mil horas bajo el agua haciendo investigación, por lo que es considerada una de las oceanógrafas más importantes del mundo.

En una reciente entrevista de prensa con el diario La Tercera, de Chile, la bióloga señaló que «para mediados del siglo XX, en algunas áreas, muchas especies puntuales ya habían sido depredadas (…) El 90% de los grandes peces ha desaparecido. Casi el 40% del fitoplancton que genera oxígeno y captura el carbono se ha ido, lo que perturba el sistema básico de vida del planeta».

«No ganamos nada generando alarma por el cambio climático, la acidificación de los océanos o el colapso de la vida marina; son realidades que los científicos tienen la obligación de contar mientras aún tenemos tiempo para actuar. Las decisiones que tomemos en los próximos diez años moldearán los próximos 10 mil  años», agregó la especialista.

“Hace 60 años, cuando empecé a explorar el océano, nadie imaginaba que podíamos hacer algo que lo perjudicara. En ese entonces parecía el mar de Edén, pero ahora nos enfrentamos a un paraíso perdido”, afirma la más importante oceanógrafa de Estados Unidos, en el documental Mission Blue, que hace un recuento de su vida como bióloga marina,  exploradora de National Geographic, científica y activista.

Misión Blue pretende lograr que al menos 20% del océano esté protegido para el 2020. Hoy menos del 1% está en esa condición.

“Mi patio trasero era el Golfo de México. Ahí fue donde me enamoré del océano. Podía verlo, oírlo, olerlo, tocarlo…”, recordó en el documental que este año estrenó Netflix y en el que Earle muestra la situación de los océanos, detalla los daños irreparables que les causan la polución, la pesca extensiva, la acidificación, y explica cómo este impacto devastador afecta la vida en todo el planeta.

“Sin océano, no hay vida. Sin océano, no existimos”, asegura Earle, quien en 1990 fue nombrada como la jefa de científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés).

Renunció cuando la industria pesquera vio en ella un obstáculo para su actividad y le fue impedido hablar de situaciones como las drásticas disminuciones de poblaciones como la del atún azul (solo en el Atlántico norte queda el 5 % de la población de 1950).

también te puede interesar