Ciencia y Tecnología

La enfermedad de las webs

Mientras crece el número de páginas web a nivel mundial, aumentan sus males

Páginas webs
Páginas webs |

Redacción Central |

En el mundo coexisten hoy más de mil millones de páginas webs, sin embargo, muchas son las que tienen problemas de salud y presentan síntomas patológicos, o lo que es lo mismo, existen webs enfermas.

Diferentes expertos y blogueros especializados en tecnología se han dedicado a analizar este virus que fustiga a la red de redes.

Entre los síntomas de la enfermedad destaca el mal diseño, que transita desde la mala elección de la tipografía, el color del fondo y letras –en estos casos sin contraste y legibilidad-, el abuso de animaciones, la selección inapropiada de la música, excesiva publicidad que dificulta la navegación, el mal empleo de los hipervínculos, hasta errores en el contenido y la redacción de las informaciones expuestas a escrutinio público.

Ante tal situación los especialistas aconsejan evitar transgredir las normas y barreras de lo funcional como el contacto de la empresa al pie, el menú principal arriba o el logotipo para volver a la página de inicio en la parte superior a la izquierda, ya que “demasiada originalidad” puede producir el desconcierto y frustración de los clientes, quienes al no entender cómo manejar el sitio desperdiciarán minutos destinados a la visualización de productos o a la compra.

Un estudio de la agencia Nielsen Norman Group señala que años atrás era fundamental para que una web funcionara “la preponderancia del diseño innovador”, sin embargo, “las normas del juego han cambiado y las compañías centran ahora su atención en las necesidades de usabilidad. El diseño ha pasado a un segundo plano”.

Otra de las instrucciones para que una página web goce de salud es lo que se conoce como Get out of the building o salir del edificio antes de realizar la página. Se trata de no encerrarse en el despacho y buscar a los potenciales clientes. De ahí que la voz de los usuarios es importante para realizar y evaluar el prototipo de la web.

Medirlo todo y obtener datos constituye otra advertencia a seguir. Entre 30 y 40 millones de empresas en todo el mundo utilizan herramientas de analítica web que permiten medir el número de visitas y su procedencia, en qué partes de la web se detienen los usuarios, desde qué dispositivo se conectan, si han llegado a través de un correo electrónico o de un buscador o qué palabras teclean en el buscador interno. Hay que detectar qué funciona y qué no para destinar  más recursos a aquella parte del proyecto más deficiente.

Por último, los especialistas consideran que se deben configurar webs piloto o prototipos para testearlas con los potenciales clientes y analizar sus movimientos antes de lanzar la versión definitiva. Fórmula que permite proveer y corregir posibles errores antes de presentar la web real.

En los últimos años, dado el avance y presencia que tiene Internet en nuestras vidas, muchas son las empresas que se han puesto en marcha y han creado su página web. Y es que la misma les sirve para darse a conocer al mundo, para captar nuevos clientes y, por tanto, para mejorar sus resultados económicos.

Sin embargo, este virus o enfermedad de las webs amenaza la Red con su estela de caos e inoperancia si no se observan los consejos de los científicos.

también te puede interesar