Ciencia y Tecnología

Nuevas pistas para descifrar Stonehenge

Los científicos consideran que el famoso conjunto prehistórico no era un sitio aislado, sino que estaba acompañado de otras construcciones, algunas de ellas más grandes

Stonehenge
El complejo arqueológico de Stonehenge, en Reino Unido | AP

Redacción Central |

El conjunto megalítico de Stonehenge, en Reino Unido, abre nuevas puertas a épocas pasadas, tras ubicarse en la zona del sitio gran cantidad de monumentos arqueológicos hasta ahora desconocidos.

Con el uso de nuevas tecnologías y estudios geofísicos, especialistas de la Universidad británica de Birmingham crearon un detallado mapa tridimensional en el que aparecen, entre otras estructuras, 17 construcciones relacionadas a la principal, túmulos funerarios y pozos gigantes prehistóricos, algunos de los cuales parecen formar alineamientos astronómicos.

Entre las novedades sobresale evidencia de hasta 60 monolitos mayores que Stonehenge y una construcción de madera y piedra de 33 metros, de unos seis mil años de antigüedad, utilizada probablemente para rituales y sepulturas.

La nueva información recogida en el proyecto Paisajes Ocultos de Stonehenge incluye además datos sobre la Edad de Bronce, la Edad de Hierro y asentamientos romanos posteriores a esas épocas.

“Este proyecto ha puesto de manifiesto que la zona alrededor de Stonehenge está llena de arqueología inédita y que la aplicación de la nueva tecnología puede transformar cómo los arqueólogos y el público en general comprenden uno de los paisajes más estudiados en la Tierra”, manifestó Vincent Gaffney, uno de los autores del estudio.

El mapa recoge datos de unos 12 kilómetros cuadrados y despeja las dudas sobre si era un lugar aislado.

La leyenda de los gigantes y la piedra del colgado

Declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1986, este lugar formado por dos círculos de piedra concéntricos constituye uno de los más emblemáticos y ricos paisajes arqueológicos del mundo.

Desde su descubrimiento, numerosas teorías han hablado sobre su origen y utilización. Algunas de ellas apuntan a que era un templo construido por los druidas, un observatorio astronómico o un calendario prehistórico por su alineación con el sol y la luna.
En la Edad Media, el clérigo galés Geoffrey de Monmouth apuntaba en sus escritos –basados en la creencia popular– que Stonehenge era un circulo de gigantes petrificados, por lo que también se le conoció como “Danza de los Gigantes”.

Otras leyendas indicaban que las piedras, algunas de hasta 50 toneladas de peso, fueron llevadas por el Mago Merlín desde Irlanda para conmemorar un entierro masivo de bretones; o recordaban las vigas en las que entonces colgaban a los criminales, de ahí el origen del nombre, que significa “La horca de piedra o la piedra del colgado”.

Reyes y personalidades continuaron indagando sobre el sitio, al que llegaron a atribuírsele poderes curativos, de fertilidad, y hasta prácticas de brujería en sus terrenos. Pero no fue hasta inicios del siglo XX que la ciencia acertó sobre sus orígenes y quedaron descartadas teorías que lo vinculaban a los asirio, micénicos y griegos.

Los estudiosos indican que la construcción se inició en el 2800 antes de Cristo por alguna civilización neolítica de origen precéltico. No obstante, se considera que tomó diversas formas durante cuarenta generaciones.

Actualmente todo el conjunto está rodeado por un foso circular que mide 104 metros de diámetro, dentro del que se ubica un terreno con 56 fosas conocidas como los “agujeros de Aubrey” y en centro una losa de arenisca micácea conocida como “el Altar”.

Se estima que más de un millón de personas visitan cada año el sitio, ubicado en el condado de Wiltshire.

también te puede interesar