Ciencia y Tecnología

Los meteoritos y su atracción fatal con la Tierra

Científicos aseguran que el riesgo de que caigan estos cuerpos celestes en el planeta es mayor al que se cree

Meteorito
Meteorito |

Redacción Central |

A propósito del impacto del meteorito en la ciudad rusa de Cheliábinsk en febrero del año pasado, científicos analizaron los efectos de la explosión y llegaron a la conclusión de que los asteroides de este tipo caen con más frecuencia de lo que se pensaba.

En artículos publicados en la revista Nature y Science, expertos canadienses, estadounidenses y europeos refieren que si antes se estimaba que este tipo de fenómenos se producía una vez cada 150 años, el nuevo cálculo señala que la incidencia es de más o menos cada 30 años.

Hasta Chelyabinsk, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa) había observado en el espacio solamente las rocas de 30 metros de ancho o más, suponiendo que había poco peligro con las rocas menores.

No obstante, ese meteoro con solo 19 metros de ancho estalló con la fuerza de 40 bombas atómicas como la de Hiroshima y desató una onda expansiva que hirió a más de mil 200 personas y causó numerosos daños materiales.

“Si la Humanidad no quiere seguir el mismo camino que los dinosaurios, necesitamos estudiar un evento como este con todo detalle”, aseguró Quing-Zhu Yin, profesor de Ciencias Planetarias de la Universidad de Davis.

El 30 de junio de 1908 otro meteorito de más de 70 metros cayó en Tunguska, Siberia, arrasando 80 millones de árboles alrededor, sobre una superficie de 2 mil metros cuadrados.

Los asteroides de Tunguska y Cheliabinski pertenecen al rango bajo de la categoría mediana de asteroides que presentan un riesgo de impacto, según los astrofísicos. Los de la categoría mediana pueden infligir daños locales y los de categoría superior un daño a escala regional.

La terminología científica señala que los asteroides son rocas espaciales que circundan el Sol como remanentes de intentos fallidos de formar planetas hace miles de millones de años. Cuando los asteroides entran en la atmósfera terrestre pasan a ser meteoros. Y cuando hacen impacto en Tierra, se les llama meteoritos.

Crónica de un meteorito en Nicaragua

La noche de este sábado un meteorito impactó en una zona boscosa ubicada entre las instalaciones de la Fuerza Aérea y el cauce 31 de diciembre, ubicado a 300 metros al oriente del hotel Camino Real, en Managua.

Expertos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales confirmaron que se trató de un “pequeño” cuerpo celeste que entró con una inclinación de 50 grados y al chocar en la tierra propagó una onda sísmica en un segundo aproximadamente que fue sentida en toda la capital y en algunos municipios aledaños.

El cráter encontrado en la zona del impacto mide poco más de 12 metros de diámetro y 5.5 de profundidad.

Todavía se desconoce si los restos del meteorito quedaron enterrados en el punto de impacto o si se desintegró.

Los científicos consideran que ese cuerpo celeste podría estar relacionado con el paso este domingo del asteroide 2014 RC.

Un evento parecido al de Managua se registró en la ciudad de Barcelona este domingo a las 6:55 de la mañana, hora de España.

La Agencia Estatal de Meteorología de esa ciudad publicó a través de su cuenta en Twitter, que un bólido iluminó gran parte del cielo.

Este suceso fue descrito por los aficionados como una gran bola de fuego que atravesó el cielo de esa urbe.

La Red de Investigación de Meteoritos añadió que el rango de observación se extendió a otras zonas como Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Extremadura.

Un bólido o bola de fuego es como se denomina al fenómeno luminoso de magnitud -4 o inferior producido cuando una partícula de origen interplanetario penetra en la atmósfera terrestre a velocidades de entre 11 y 73 kilómetros por segundo.

Se trata de la segunda ocasión que en nuestro país se presenta un fenómeno de este tipo. En 1997, un meteorito impactó en el municipio de Malpaisillo en el departamento de León, donde tampoco ocurrieron pérdidas humanas ni daños mayores.

Un meteorito acabó con los dinosaurios

Esta es una de las tantas teorías que se manejan sobre su desaparición.

Según expertos, hace unos 66 millones de años, un objeto de 10 kilómetros de diámetro habría caído en lo que hoy se conoce como la península de Yucatán en México, provocando la extinción de ellos, así como de la mayor parte de la vida vegetal y animal en la Tierra.

Afirman que la energía liberada por el impacto que produjo el asteroide fue un millón de veces mayor que la generada por la bomba nuclear más grande jamás probada y afectó a casi el 70 por ciento de las especies de nuestro planeta.

En las prospecciones petrolíferas en el Golfo de México se descubrió un cráter submarino de casi 180 km de diámetro, dimensiones compatibles con el impacto de ese meteorito.

La extinción de los dinosaurios se vinculó primero al impacto de un meteorito en 1980 por el fallecido premio Nobel de la Universidad de California en Berkeley Luis Álvarez y su hijo Walter.

Otras teorías sobre la extinción de los dinosaurios destacan una intensa actividad volcánica o la acción del cambio climático. Sin embargo, las hay más disparatadas como la ingesta de sus propias crías, exceso de machos, pérdida de la visión y hasta presencia de extraterrestres.

Lo cierto es que este impacto del meteorito en nuestro país servirá para continuar estudiando su comportamiento.

también te puede interesar