Ciencia y Tecnología

El arquero de las aguas

Esta especie de pez lanza mortales chorros de agua a pequeños insectos para devorarlos

Toxotes jaculatrix
Toxotes jaculatrix |

Redacción Central |

Científicos alemanes lograron filmar y estudiar al detalle la técnica del denominado pez arquero (Toxotes jaculatrix) o también conocido como escupidor, especie que lanza sus mortales chorros de agua a pequeños insectos sobre la superficie del agua para devorarlos.

«Nunca había visto algo como esto en que la boca cambia su diámetro», declaró a la BBC Stefan Schuster, investigador de la Universidad de Bayreuth.

Explicó que cuando los peces crean cada chorro, modifican el flujo de agua durante el lanzamiento para afinar su puntería.

«Los peces solo disparan agua y permanecen absolutamente quietos cuando lanzan el chorro (…) Lo hacen solo con el diámetro de la boca. No es una maniobra simple, el diámetro cambia constantemente», expresó.

En su opinión, la habilidad de estos animales para escupir con precisión es similar a las de los humanos.

De hecho, hasta metro y medio de distancia puede llegar su potente chorro y es capaz de disparar siete veces seguidas.

«Uno de los últimos reductos de la singularidad humana es nuestra capacidad de lanzar poderosamente piedras o lanzas a objetivos distantes. Esto es realmente una impresionante capacidad y requiere, entre muchos aspectos fascinantes, un control preciso del tiempo y el movimiento”, subrayó.

“Se cree –agregó- que esta capacidad ha obligado a nuestro cerebro a ser más grande, y que alberga muchas más neuronas para permitir la precisión. Es notable que la misma línea de razonamiento también se podría aplicar a este pez».

Schuster rememoró que junto con su colega Peggy Gerullis entrenaron dos peces arqueros para que dispararan a objetivos a distancias de entre 20 y 60 centímetros.

Para el estudio los investigadores usaron cámaras de alta velocidad que le permitieron ver en detalle cómo el pez ajusta el chorro según la distancia que lo separa de su objetivo.

Las presas eran pequeñas esferas que les permitieron calcular las fuerzas implicadas en el escupitajo.

“El premio por los disparos más precisos era generalmente una mosca. Puedes entrenar fácilmente a un pez para que dispare a cualquier cosa que quieras», aseguró.

Gracias a sus mediciones, los expertos pudieron ver que la más importante gota de agua de la punta del chorro, que hace caer a la presa, se forma justo antes del impacto.

«Esto significa que la física que usa el pez es mucho más compleja de lo que se creía», puntualizó Schuster.

Destacó que la técnica precisa del escupidor puede inspirar el diseño de boquillas de mangueras.

El pez arquero es una especie de pez perciforme del género Toxotes. Es de color plateado y tiene una aleta dorsal hacia el extremo posterior.  Además, tiene marcas distintivas semi-triangulares a lo largo de sus lados.

Se encuentran en aguas del Indo-Pacífico y Oceanía, generalmente en la boca de los ríos, manglares y estuarios.

también te puede interesar