Ciencia y Tecnología

Volcanes en miniatura

Poco peligrosos para la mayoría, existen unos 700 volcanes de lodo en el mundo

Volcanes de lodo en Reserva estatal de Gobustán, Azerbaiyán
Volcanes de lodo en Reserva estatal de Gobustán, Azerbaiyán | facilisimo

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Pueden tocarse con las manos y hasta embadurnarse el cuerpo con el resultado de sus erupciones. Son fabulosos para muchos y peligrosos para otros, pero pocos pueden sustraerse a la belleza de los volcanes de lodo en Azerbaiyán.

Con el mayor número de esas formaciones, aquel país euroasiático reúne tres centenas de los casi 700 que -aseguran los geólogos- existen en el mundo.

Los domos de barro, como también se les conoce, surgieron por la acción de gases (mayoritariamente metano) y líquidos que provienen de las profundidades de la Tierra, de la que sale una arcilla hidratada con temperatura mucho menor que el magma expulsado por sus hermanos mayores.

Con cientos de esos volcanes, el parque nacional de Gobustán, cerca de Bakú y en una de las orillas del mar Caspio, es además desde 2007 Patrimonio de la Humanidad declarado por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Tal nombramiento fue en reconocimiento a los hombres que vivieron en aquellas áridas llanuras hace cinco mil a 20 mil años, los cuales dejaron cientos de inscripciones que constituyen testimonio de la vida cotidiana en la época neolítica (de piedra).

A más de 60 kilómetros de Bakú existe toda una suerte de mural prehistórico con imágenes que representan primitivos habitantes, animales, piezas de batalla, danzas rituales, toreo, botes con remeros, guerreros con lanzas, caravanas de camellos, el sol y otras estrellas.

Pero más allá de esas singularidades, los turistas chapotean en el barro al que se le atribuyen propiedades terapéuticas, lo que convierte al lugar en uno de los más visitados en esa nación de nueve millones de personas.

Sin embargo, en 2001 un volcán de lodo a 15 kilómetros de Bakú se hizo noticia internacional cuando repentinamente empezó a arrojar llamas de 15 metros de altura, lo que le dio razón a los que ven ese fenómeno como peligroso.

Entre los más famosos se encuentran los cráteres Firuz, Gobustán, Salyan, Turaghai y Boyuk Khanizadagh, todos a muy baja altura por estar formados de arcilla muy hidratada. Asimismo, el Lokbatan, el más activo del mundo, tuvo en 2010 su vigésimo cuarta erupción.

Afortunadamente casi todos esos volcanes están alejados de poblaciones, aunque muchos de ellos se encuentran dentro de campos petroleros en explotación.

Los geólogos advierten que los volcanes sedimentarios, como también se denominan, deben tener al menos una gran erupción cada 20 años, pero mientras tanto, si puede, no se sustraiga de la emoción de untarse esos fangos, que si no son medicinales, al menos no parecen dañinos.

Existen otros volcanes menos famosos como los de Trinidad y Tobago, Yellowstone (Estados Unidos), Pakistán, China y el causado por humanos en Sidorajo en Java Oriental, además de los de Canadá, Italia, Irán, India, Rumania, Myanmar, Indonesia, Japón, Colombia y Venezuela.

también te puede interesar