Ciencia y Tecnología

El ñandú: un corredor innato de la fauna sudamericana

Es de las aves la más rápida que habitan la Tierra desde hace millones de años

El ñandú
El ñandú es la más grande de las aves corredoras que habitan la Tierra |

Redacción Central |

Una especie animal que emula con las mejores figuras del atletismo corre por la elevada geografía suramericana: el ñandú, cuya crianza beneficia al hombre con más de cinco rubros económicos exportables, entre los que destacan sus plumas, que cada año exhiben en sus cuerpos sensuales bailarinas en los carnavales de Brasil.

El ñandú es la más grandes de las aves corredoras que habitan la Tierra hace millones de años, mide hasta 1,80 metros de altura y puede pesar de 25 a 30 kilogramos, ese grupo lo integran el avestruz, el emú y el choique, con una característica común, no vuelan.

Es una especie exclusiva de América del Sur. El ñandú mayor vive en praderas llanas desde Bolivia y Brasil hasta Argentina. El ñandú menor o choique habita a gran altura en las altiplanicies de los Andes y en parajes de la Patagonia, al sur del ñandú mayor.

Su constitución corporal es similar a la de su pariente africano, el avestruz, y salvo en la época de reproducción vive en grupos de menos de 50 animales, el promedio de esos conjuntos es de menos de 20 ejemplares.

Esta especie llega a la adultez a los dos años de edad, momento en el que el macho logra mayor altura y robustez que la hembra y es cuando se encuentran aptos para la reproducción.

Es la época en que los ñandúes que viven en plena naturaleza crean su harén, para lo cual se aparean con varias hembras -entre tres y cicno-, aunque ellas lo acompañan, el macho desde ese momento se encarga de armar el nido, la incubación y la cría.

Veinticinco días después de la cópula comienza la postura en nidos comunitarios, donde cada madre pone entre 10 y 15 huevos, que el padre incubará durante no menos de 35 días, ni más de 40.

Ocurre otro hecho interesante, aunque la postura de huevos se realiza a diario o cada día y medio, los nacimientos se producen simultáneamente, según los científicos, la eclosión no debería ser de forma conjunta.

De acuerdo con el licenciado Alejandro Scataglini, estudioso de la especie, sería complejo explicar biológicamente el por qué ocurre eso, pero afirma que los primeros huevos puestos, bajan su metabolismo, como si esperaran a los otros, para eclosionar todos al mismo tiempo.

Durante los primeros cuatro días de vida los charitos o charabones -nombre del pichón hasta que cumple el primer año de edad- reabsorben su saco vitelino a modo de reserva alimenticia.

Después ingieren algunos alimentos, y a los siete días comen con muy buen apetito. Su dieta incluye una mezcla de frutas, verduras y hortalizas, en trozos pequeños, de bajo contenido proteico, con algo de mineral, además de huevos y lombrices.

Los especialistas señalan que los charabones al nacer pesan entre 300-400 gramos, pero que en los días siguientes la curva de peso sufre un descenso natural, que luego ascenderá hasta alcanzar el volumen adecuado.

Comercialización del ñandú

Entre los distintos rubros exportables que se obtienen del ñandú está la piel, que tiene un mercado de alto costo en los países desarrollados, sin embargo, las botas y carteras, con gran demanda, no se pueden colocar pues están hechas con un mal trabajo artesanal.

Los comerciantes de aquellas naciones rechazan esos artículos afirmando que si bien son de buen curtido, las terminaciones de esas manufacturas no alcanzan los máximos niveles exigidos por los centros principales de la moda.

Asimismo están en alza en el mercado las plumas, muy solicitadas en Brasil para los conjuntos de carnaval por las cuales sus importadores pagan el kilo de grandes plumas a 70 dólares,  las medianas a 30 dólares, mientras por el kilo de las chicas dan 20 dólares.

Otro renglón exportable es el aceite de ñandú, que demanda mayores volúmenes, porque es muy requerido por la industria farmacéutica y cosmética debido a su penetrabilidad y biodegradabilidad, entre otras cualidades, en Australia se usa con el aloe para la piel.

El hígado de la especie que tiene un peso aproximado de 600 gramos, también se comercializa, en Uruguay por ejemplo, se produce un rico paté con esa parte del ave que tiene gran demanda.

En cuanto a los huevos, si sobran, sobre todo cuando se detectan fallos en su fertilidad, se venden como cáscara vacía para confeccionar artesanías en el exterior, por cuyo producto pagan los compradores entre nueve y 15 dólares.

A esa lista hay que añadir otros productos, como la comercialización de las patas del ñandú, que se exportan separadas y secas, y la venta de otros artículos elaborados con las plumas más chicas y defectuosas.

Razones para criar la especie

La demanda para la cría del ñandú es un negocio que poco a poco ocupa un espacio en varios países, aunque como especie silvestre está sometida a regulaciones nacionales e internacionales a favor de la flora y fauna, su cría controlada aporta muchos beneficios.

En Estados Unidos se crían tres especies distintas: ostrich, emú y ñandú, cuyo kilo de carne se comercializa entre los siete y 10 dólares. En tanto, en Australia se vende carne de emú envasada al vacío a 30 dólares el kilogramo.

Además, el cuero que exporta esa nación es muy valorado por el raro diseño que le dan los folículos a las plumas, que vende a Estados Unidos a 30 dólares el pie cuadrado, y de un solo choique se pueden obtener hasta tres pies cuadrados.

Argentina por su parte, comercializa plumas para la producción de plumeros y aceite, para la elaboración de lociones, productos de belleza, cremas faciales y corporales y también shampoo.

Uruguay, Paraguay y también Brasil, además, de la carne, emplean algunas partes de esas aves corredoras para producir derivados alimenticios agradables al paladar y que se venden aunque no en grandes cantidades, en el mercado local y foráneo.

En la actualidad, laboratorios de algunas universidades norteamericanas realizan investigaciones sobre la calidad y rendimiento del aceite de ñandú para uso medicinal y la producción de alimentos para el bebé.

Esta ave está amenazada de extinción por la acción depredadora del hombre que la caza para utilizar su carne, piel y plumas. También afecta su reproducción, al consumir sus huevos y destruir sus nidos.

también te puede interesar