Ciencia y Tecnología

¿Los cocodrilos lloran?

Las lágrimas de cocodrilos son un mecanismo que posee la especie para tener los ojos húmedos

Las lágrimas de cocodrilos
Las lágrimas de cocodrilos | CuriosidadSQ

Aurora Rondón |

Mamá, mamá, ¿los cocodrilos lloran? –preguntó entre sollozos la pequeña Marisol, mientras se dirigían a la escuela. Mi abuela dice que mis lágrimas son iguales a las de ellos. La señora aludía al mecanismo que tiene la especie para tener los ojos húmedos.

Generalmente, la expresión se manifiesta ante el llanto fingido, cuando alguien llora mostrando dolor o tristeza para atraer a una persona y dañarla, o para inspirar lástima por un trastorno que la misma persona se ha causado.

Pero este fenómeno tiene su explicación científica. Los cocodrilos lloran mucho, no porque sean animales de grandes sentimientos, sino porque sus ojos necesitan estar siempre húmedos.

Cuando están fuera del agua, sus glándulas segregan lágrimas para humedecer el ojo, incluso ocurre mientras devora a sus presas. Es una respuesta natural de su cuerpo para evitar la deshidratación ocular.

De acuerdo a los zoólogos, como las glándulas lacrimales de este animal están situadas a muy pocos centímetros de las salivales, se estimulan constantemente cuando este come, lo que crea la falsa opinión de que lo entristece devorar a sus presas.

Las lágrimas y la ciencia

Las lágrimas humanas -no las del cocodrilo- están ligadas a la ciencia desde que un día de 1922, Alexander Fleming agobiado, descargó su estrés en forma de lágrimas sobre un recipiente que contenía unas muestras y descubrió al día siguiente que donde cayeron las lágrimas había un vacío.

El hallazgo lo hizo sospechar que las lágrimas podían tener alguna propiedad, y luego de varios análisis, consiguió extraer una enzima que eliminaba las bacterias sin dañar el tejido humano.

El científico escocés se hizo famoso, pues sin querer había descubierto la lisozima, una proteína antimicrobiana que mata las bacterias, pero no a los glóbulos blancos.

Existe también el “Síndrome de las lágrimas de cocodrilo” que hace llorar mientras comen, a los pacientes que lo padecen, al igual que sucede con el animal que da nombre al síndrome.

Eso ocurre porque el nervio facial actúa tanto con las glándulas lacrimales como las salivales y cuando se lesiona se produce una parálisis facial que provoca que durante la recuperación de la lesión, las fibras que se dirigían a la glándula lacrimal se crucen con las salivales y acaben en la glándula que no les corresponde.

Por eso los pacientes derramarán lágrimas por un ojo mientras comen, pero sólo llorarán por el otro, cuando estén tristes.

Importancia económica del cocodrilo

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) encabeza las iniciativas nacionales e internacionales, encaminadas a la conservación del cocodrilo y a promover su aprovechamiento como fuente de ingresos.

El cocodrilo es una de las pocas formas de vida animal que no ha cambiado desde la época prehistórica, abundaba en zonas tropicales de  casi todo el planeta hasta la primera mitad del siglo XX, pero la reducción de su hábitat y la caza desmedida han extinguido casi todas sus especies.

Estos reptiles de gran tamaño constituyen la mayor especie de la clase vertebrados Reptilia, una muestra de supervivencia de la edad de los dinosaurios y en cuyas 3 familias los taxónomos incluyen a aligators, caimanes, cocodrilos, lagartos y gaviales.

Estos reptiles tienen gran importancia a nivel mundial en lo económico, cultural, ecológico y científico por lo que el estudio sobre la especie es importante, para que el hombre cree conciencia sobre el peligro que la rodea y contribuya a su conservación.

En cuanto a su valor económico, se utiliza casi completamente el ejemplar, la carne del cocodrilo es demandada por su valor alimenticio, en tanto su piel la utiliza la industria manufacturera del vestir y del calzado y sirve además para confeccionar artesanías.

Asimismo, la grasa tiene un gran uso en la industria médica y farmacéutica como expectorante, para el tratamiento de lesiones cutáneas, la artritis, el reuma y el asma. Mientras su hemipene y glándulas se consideran un afrodisíaco contra la impotencia sexual y se aprovechan en las empresas de cosméticos.

Los huesos y las vísceras del cocodrilo se emplean en la producción de harina, como complemento alimenticio para animales, y por si eso fuera poco, su orina tiene gran uso como fijador en la industria de la perfumería.

también te puede interesar